fbpx

Probamos el visor Minox ZE5.2

La familia de visores ZE5.2 con retícula iluminada de fibra de vidrio y lentes con tecnología FTA es capaz de ofrecer imágenes más brillantes y nítidas que permiten localizar el blanco con mayor rapidez.

28/11/2019 | Juan Francisco París

Estos nuevos visores se presentaron en IWA 2018 y en España son distribuidos por Excopesa. Como sucede con otras muchas series de visores Minox, los ZE5.2 poseen retículas iluminadas, relación de aumentos 5x y se suministran con cuerpo de 30 milímetros para montar con anillas en cuatro formatos o medidas diferentes que cubren todas las modalidades de caza, desde la montería al rececho a grandes distancias: 1-5×24, 3-15×56, 5-25×56 y 2-10×50. Este último modelo ya lo conocen nuestros lectores porque sus características básicas las publicamos hace unos meses con motivo de la prueba del rifle Mauser M12 Pure.

Gana en velocidad

Las versiones 3-15×56 y 2 5-25×56 poseen control de paralaje entre 50 metros e infinito.

Los cuatro visores, resistentes al agua, incorporan como novedad una unidad de iluminación para día y noche que produce en el centro de la retícula tipo 4Ai un punto de luz generado con tecnología de fibra de vídrio (Glass Fiber Point) que permite que se aprecie de forma más nítida y con menores destellos que con otros sistemas de iluminación convencionales, razón por la que Minox y otros muchos fabricantes utilizan esta tecnología cada vez más. El mando de iluminación es del tipo rueda de ocho posiciones y se encuentra en el costado izquierdo, enfrentado con el mando de ajuste en deriva. Pero Minox ha ido más allá que los demás marcas y a las ventajas del punto de fibra ha añadido otra muy importante que se llama sistema FTA (Fast Target Acquisition). Básicamente consiste en una optimización del sistema óptico utilizando lentes de cristal más puro, mejor tratadas y sin aberraciones para que los nuevos visores puedan conseguir imágenes más brillantes y nítidas en todo el campo de visión. De modo que a las ventajas que proporciona el punto de fibra, siempre visible y nítido, se suman las que ofrecen los nuevos tratamientos ópticos y, como consecuencia, con estos visores el cazador puede ver mejor la retícula y la pieza y por tanto apuntar de forma más intuitiva y más rápido. Cabe añadir que los visores menos potentes (1-5×24 y 2-12×50) están libres de error de paralaje a 100 metros, pero los más potentes (5-15×56 y 5-25×56) poseen, junto a la unidad de iluminación, otro mando tipo rueda que permite dejar libre de paralaje a las miras entre 50 metros e infinito.

Diseño ergonómico

Los mandos de ajuste son planos y sobresalen poco del visor. Cada clic corrige un centímetro a 100 metros.

Las torretas de ajuste son planas para que estorben lo menos posible. En todos los visores los mandos corrigen a razón de un centímetro a 100 metros por clic. El cuerpo de aleación de 30 milímetros tiene una longitud más que suficiente para poder montar las miras en todo tipo de acciones cortas o largas.

Así lo probamos

Las monturas Hexalock son desmontables. El punto de impacto no varía porque encajan en las bases en la misma posición.

Para comprobar las características y buen funcionamiento de los nuevos Minox hemos elegido el ZE5.2 3-15×56. Sus 15x permiten utilizarlo en caza a rececho a mayores distancias que las miras clásicas 3-12×56 –con relación 4x– y distinguir y evaluar mejor el trofeo. Por supuesto, se trata de una excelente opción para afrontar esperas nocturnas. El rifle utilizado ha sido un Mauser M-12 Max, calibre .300 Winchester Magnum, con monturas desmontables Hexalock. La cartuchería utilizada fue Geco Express con bala de 165 grains. Las pruebas las he realizado en casa, comparándolo con otros visores de precio similar y mayor, y en la galería de 100 metros del Club Deportivo Centro Madrid.

El ocular posee selector de aumentos con apoyo para el dedo y anillo de enfoque capaz de compensar entre -3 y 2,5 dioptrías.

A partir de 10x el blanco se distingue perfectamente, y con 15x es posible incluso leer la numeración y distinguir las rayas circulares que separan las zonas de puntuación. Con la iluminación conectada el punto de luz se divisa nítido y con la intensidad ajustada a la reducida luz del ambiente, podía apuntar al centro del blanco sin que tapara el parche de color blanco de 20 milímetros que utilizo como referencia de puntería. Para testar el funcionamiento de los mandos, tras un primer tiro que impactó alto pero centrado cerca del 8, desregulé el visor: desplacé los mandos de ajuste hacia abajo varios clics e hice lo mismo hacia la izquierda primero y hacia a la derecha después. Después volví a regular el visor para que impactara en el 10. ¿Y el efecto del sistema FTA? ¿Es apreciable? Si comparamos lo cómodo y bien que se apunta con este visor con otro de alta gama la respuesta es que no se nota mejoría, pero si se compara con otros modelos de gama media sí que se resalta mejor la retícula.

Sus datos

Deja una respuesta