fbpx

El autor del vídeo del muflón que burló a los perros de caza, abrumado por su viralidad

Un rehalero madrileño grabó el pasado fin de semana, en una montería en la provincia de Ciudad Real, cómo un muflón burlaba a toda una rehala haciéndose el muerto.

Muflón
Muflón. © Shutterstock

El vídeo de un muflón que se hacía el muerto en una montería en la provincia de Ciudad Real ha sido uno de los más compartidos en las redes sociales en los últimos días. Jara y Sedal ha podido contactar con el autor de las imágenes, Dani Gete Gutiérrez, quien nos ha dado todos los detalles de cómo lo grabó.

El animal, perseguido por la rehala de perros de raza Valdueza de los hermanos Rodrigo, se echaba al suelo para engañar a sus perseguidores que continuaban con el rastro de otro animal . Sólo cuando el rehalero que aparece en el vídeo llama la atención de una de las perras jóvenes, es cuando sale tras el muflón, que huye a la carrera del lugar.

«Fue increíble», comienza describiendo Dani Gete Gutiérrez, natural de la localidad madrileña de Buitrago de Lozoya y que aquel día acompañaba a sus amigos Ricardo y Pablo Rodrigo con la rehala. «Me pilló grabándolo porque venía de frente hacia mí, dio la casualidad de que me había comprado un móvil nuevo la semana anterior que tenía buena cámara y, justamente, filmé ese impactante momento», dice sobre la suerte que tuvo de captar el curioso hecho.

El vídeo se hizo viral en solo unas horas

Los servicios de mensajería instantánea o las redes sociales son dos de las vías principales por las que los cazadores comparten los mejores momentos de la jornada con sus compañeros. Permiten ver casi al instante imágenes como la de este muflón burlando a la rehala: «El vídeo se hizo viral enseguida, yo se lo pasé solamente a cuatro contactos, y a las dos horas lo tenía media España», declara el joven madrileño.

Según apunta el joven, el muflón consiguió lo que se proponía: «No se le logró dar caza finalmente». «Al final se escapó porque los perros, haciendo la función que deben, siguieron a la muflona que iba por delante, cuyo objetivo era llevarla a los puestos. En un momento dado, yo insté a una perra a que fuese tras él y me hizo caso, pero luego se le escapó porque el animal arreó con fuerza y se consiguió librar», detalla Gete.

La montería, de diez puestos y en finca cerrada, se celebró en una localidad del norte de la provincia de Ciudad Real.