fbpx

El Usain Bolt de los galgos: corre 91 metros en seis segundos y adelanta a la liebre mecánica

Este galgo de nombre Winston corre con una apabullante destreza y velocidad tras una liebre mecánica. Le llama el 'Usain Bolt' de los canes.

galgo
El galgo durante la carrera. © YouTube
Publicado: 22 de octubre de 2022 / Actualizado el: 2022/10/22 - 14:43

La velocidad es la especialidad natural del galgo y el hombre disfruta de ella asistiendo a las vertiginosas persecuciones, que por sí mismas ya son un espectáculo de gran belleza.

En el siguiente vídeo, si bien en este caso se llevó a cabo en un canódromo, se muestra la increíble carrera que protagoniza un galgo que las redes sociales han rebautizado como el ‘Usain Bolt’ de las carreras de canes. Como si del atleta jamaicano se tratase -que ostenta once títulos mundiales y ocho olímpicos como velocista- el animal deja a todos los espectadores boquiabiertos por la velocidad que alcanza.

El perro, de nombre Winston y procedente de Michigan (Estados Unidos), corre con una apabullante destreza y velocidad tras el señuelo. Hay que tener en cuenta que el galgo inglés es capaz de alcanzar hasta los 72 km/hora y que este en particular para el crono para 100 yardas (91,44 metros) en 5,9 segundos. El vídeo, publicado el pasado 30 de septiembre, alcanza ya casi medio millón de reproducciones a través del canal de YouTube de ESPN Deportes.

YouTube video

Una liebre ‘de verdad’ irrumpe en una carrera de galgos con liebre mecánica de Andalucía y la lía

Galgo y liebre en imagen de archivo. © Jara y Sedal
Galgo y liebre en imagen de archivo. © Jara y Sedal

La Federación Andaluza de Galgos celebró el pasado día 30 de abril en el Hipódromo de la localidad sevillana de Dos Hermanas, el I Campeonato de Andalucía de Galgos con Liebre de Regates. A este campeonato acudieron 40 clubes con un total de 80 galgos. Todos los aficionados pudieron disfrutar de las carreras en este excepcional velódromo, que además fueron grabadas y retransmitidas a través de YouTube. El campeonato también contó con una anécdota muy peculiar: la de una liebre ‘de verdad’ que se coló en mitad de una carrera e hizo que los canes fuesen tras ella.