fbpx

Trucos para pescar lubinas a spinning

Sam Bosch, un pescador de Menorca creador del canal de YouTube Lured Fishing, ofrece unos valiosos consejos para pescar este increíble animal en la modalidad de spinning.

Javier Fernandez-Caballero

Uno de los peces más preciados para el pescador de spinning es, sin duda, la lubina. Se trata de un pez con un carácter complicado, pero que con algunos pequeños trucos, se vuelve una pesca un poco más sencilla. El youtuber Sam Bosch, un pescador de Menorca que es creador del canal de YouTube Lured Fishing, ofreció hace unos años unos valiosos consejos para pescar este increíble animal en la modalidad de spinning.

La lubina se trata de un pez que se puede encontrar en cualquier agua: zonas con mucha o poca profundidad, aguas cristalinas, turbia, en la oscuridad, a mediodía… como recuerda Sam, se puede pescar en situaciones muy distintas que analizaremos a continuación.  

¿Dónde pescarlas?

Lo más importante para pescar una buena lubina en la modalidad de spinning es elegir bien la zona de pesca. En cualquier zona podemos encontrar lubinas: desde los puertos hasta las zonas de roca, pero siempre son difíciles de engañar porque son peces muy recelosos. La lubina es un pez con mil caras y caracteres muy distintos, pero cuantos menos pescadores haya alrededor del lugar elegido, mejor.

¿Qué características tiene que tener el lugar elegido?

En zonas portuarias en las que el agua está calmada, hay que tener naturalidad en los señuelos y usar tanto paseantes hundidos como vinilos sin plomar. También se pescan en aguas turbias, con espuma y olas, pero en este caso nos decantaremos con señuelos plomados, con baberos grandes para que aguanten esas condiciones.

¿Cómo cazan las lubinas y qué recogida necesitan?

Las lubinas son peces que cazan por emboscadas, por lo que se necesitan recogidas horizontales y no demasiado rápidas.

¿Qué señuelos son los más adecuados?

La lubina puede picar a cualquier tipo de señuelo, pero depende de cada zona el uso de uno u otro. Los vinilos sin plomar y los paseantes hundidos, como anteriormente mencionados, son clave a la hora de la pesca en zonas tranquilas. Los vinilos plomados, para zonas más movidas.

En el caso del uso de popper, los peces tienen que tener más actividad en ese lugar; en el caso de los paseantes, es más difícil espantar a los animales, y la picada en superficie es realmente espectacular, mejor incluso que la lucha posterior.

¿Qué equipo usar?

También depende de cada zona. Por ejemplo, en el Atlántico se pesca con mucho oleaje y se necesitan cañas más potentes que en el Mediterráneo no son necesarias. En cuanto a cañas en este último lugar, una de spinning ligero vale porque son peces que luchan relativamente poco.

El bajo de línea, factor clave

Otro aspecto clave es el bajo de línea, porque la lubina es un pez muy receloso, que es fácil que vea nuestro hilo al hacer recogidas lentas, por lo que es fundamental tener un bajo de línea muy fino. En la recogida, se prefiere que sea lenta por el modo en el que cazan estos peces y es fundamental dar toques de puntera bastante sutiles pero para que el movimiento sea sigiloso sin recorrer demasiado espacio, así le damos tiempo a la lubina para picar.

Pesca a pulmón una descomunal lubina de casi 6 kilos: «Estas cosas sólo pasan una vez en la vida»

Pesca a pulmón una descomunal lubina de casi 6 kilos: «Estas cosas sólo pasan una vez en la vida»
El pescador con la enorme lubina. / JyS

El pescador granadino Juan Manuel Castillo Ibáñez, natural de la localidad de Huétor Vega, con 35 años de edad y pescando desde los 4, capturó a pulmón el pasado martes 4 de agosto en la costa de Almuñécar una descomunal lubina de casi 6 kilos de peso. Ahora, ha narrado a Jara y Sedal todos los detalles de un lance a unos 12 metros de la superficie que no olvidará jamás. Te lo contamos en este enlace.

Pesca una descomunal lubina: «Hace 40 años que nadie recuerda otra igual en Denia»

lubina
En primera instancia el pescador «creía que era un congrio», pero luego comprobó que se trataba de una gran lubina. / A.L.

En pleno invierno y en la playa de la localidad alicantina de Denia, el pescador Antonio Leonís capturó una lubina que dio un peso de 8,505 kilos después de 25 minutos de lucha. Así lo contó a este medio.

Deja una respuesta