fbpx

Trofeos de caza raros: un jabalí con cuatro amoladeras

Este cazador narra a Jara y Sedal cómo se hizo con un jabalí que poseía una doble amoladera en cada lado. Un trofeo de caza muy singular.

Padre e hijo, con el jabalí de doble amoladera. © M. A. R.

Si te gustan los trofeos de caza extraños, el que te mostramos ahora te dejará boquiabierto: se trata de un trofeo de un jabalí cazado en Córdoba con ¡cuatro amoladeras! Aunque fue abatido hace ya más de una década, ahora el cazador que logró capturarlo ha narrado a la redacción de Jara y Sedal cómo se hizo con la peculiar pieza.

El lance ocurrió en una finca de Córdoba, más concretamente en una zona cercana a la localidad de Villaharta. Se trataba de una montería «de ambiente familiar» a la cual decidieron asistir Miguel Ángel Rico Vizuete y su padre José Rico, ambos naturales de la localidad de Villanueva de Córdoba. Tras el sorteo, les correspondió en suerte el número 7 de la armada, «un puesto que, tras llegar, vimos que estaba encima de un peñón».

Tras la suelta de las rehalas comenzó «un chorreo continuo de disparos, aunque no por la zona que ocupábamos», explica Miguel Ángel. Una ladra de un perro puntero «nos puso en alerta y, tras cumplir al puesto, resultó ser una cierva y buen vareto, al que dejamos pasar ya que su caza no estaba autorizada en ese día».

A mitad de la jornada apareció este peculiar jabalí

Padre e hijo, con el jabalí de doble amoladera. © M. A. R.

Y fue ya con más de la mitad de la jornada de la montería efectuada cuando, tras unos disparos de un puesto cercano, vieron a la pieza: «De repente sentimos un ruido, y apenas se movieron las altas jaras que rodeaban el puesto, cuando justo a mi derecha pude ver venir un jabalí a un trote bastante ligero a nuestra dirección», relata el cazador recordando aquel día en el que se hizo con esta singular pieza.

Un disparo «frontal, rápido e intuitivo» de Miguel Ángel hizo que cayese el animal fulminado. Una vez acabada la celebración de la montería, padre e hijo se acercaron: «Cuál fue nuestro asombro cuando vimos que se trataba de un bonito navajero, con la particularidad de su trofeo único, ya que tenía dos amoladeras en cada lado». Un trofeo peculiar que cualquier cazador desearía poseer por la rareza de éste.

Tras ese momento felicitaciones por parte de su padre, «el cual le hizo especial ilusión porque hubiera sido yo quien lo abatió, la junta de carnes quedó sorprendidísima ante la doble amoladera que presentaba el jabalí», concluye el cazador.

Un jabalí… ¡con tres amoladeras!

jabalí amoladeras

El jovencísimo cazador Luis Marín, natural de la localidad sevillana de Mairena del Alcor y de 23 años de edad, cazó el pasado año en una montería en Guadalcanal (en la misma provincia) un jabalí con tres amoladeras que guardará para siempre en el recuerdo. Así se hizo con él.