fbpx

Una sociedad de caza de Huelva pide ayuda desesperada a otros cazadores tras incendiarse su coto

Los cazadores de Villarrasa necesitan urgentemente alimento, bebederos y refugio para la fauna salvaje de las 1.000 hectáreas calcinadas el pasado fin de semana.

Dos perdices bebiendo en un terreno arrasado.

Los cazadores de la localidad onubense de Villarrasa se encuentran abatidos. El pasado fin de semana un incendio originado en una planta de reciclaje cercana se trasladó a los terrenos de su sociedad, calcinando unas 1.000 hectáreas de su coto. Ahora, afectados aún por el drama que esto supone, han contactado con Jara y Sedal para pedir ayuda a otros cazadores y cotos cercanos: necesitan dar de comer y beber a la fauna silvestre y evitar que muera.

Francisco Javier González, cazador y guarda de este coto, explica a este medio que los terrenos que se han quemado fueron donados por un vecino hace décadas al propio pueblo, por lo que se trata de tierras municipales cuya gestión cinegética absorbe la Sociedad de cazadores de esta localidad onubense. No obstante, el incendio también ha afectado -aunque en menor parte- a municipios cercanos como Niebla y La Palma del Condado-. Por fortuna, hoy ya se encuentra extinguido.

«Pido ayuda, comida, bebida, o utensilios para que la fauna silvestre no muera»

incendio huelva
Imágenes del incendio. © J. R.

Francisco pide todo tipo de ayuda a los cazadores para evitar que muera más fauna silvestre en las 1.000 hectáreas calcinadas: «Pido ayuda, comida, bebida, o utensilios para que la fauna silvestre no muera, o incluso árboles que se puedan trasplantar a la zona». En la actualidad tienen buena población de perdiz y conejo, «aunque no tanto de liebre», explica González.

«El terreno ha quedado como si fuera el suelo de una casa. Muy triste todo. En el incendio, estuvo presente el INFOCA con los helicópteros y los retenes por las noches, y aunque quisimos tomar parte en él, a los cazadores no nos dejaron participar en la extinción de las llamas porque su protocolo de seguridad así se lo exigía», debido sobre todo a la gravedad del incendio.

Ya han desplegado palés de madera para que los conejos se refugien

Más imágenes del incendio. © J. R.

La primera acción que han llevado a cabo en este coto onubense tras el paso del fuego ha sido extender palés de madera para que los conejos se refugien: «Es lo más rápido que podíamos hacer», detalla el guarda. «Ahora, y aunque el coto cuenta con un pantano cercano, lo que queremos hacer es echar alimento y bebida en el lugar, por eso necesitamos ayuda».

Para ello, Francisco pone a disposición de otros cotos y sociedades su teléfono, el 665958503.