fbpx

Sabotean varios puestos de caza de paloma torcaz para que los cazadores caigan al vacío

Un nuevo ataque animalista en Álava termina con los cables de acero de varios puestos de caza de palomas cortados, lo que podría haber supuesto una desgracia.

Javier Fernandez-Caballero

Un nuevo ataque ecoterrorista se ha saldado con la destrucción de varios puestos de caza de palomas en la zona de Puerto de Vitoria, en la provincia de Álava, según ha denunciado el guarda rural riojano Jorge Alonso, más conocido en redes sociales como El Guarda Smith.

En las imágenes se ve, tal y como además denuncia el guarda, cómo los animalistas han destrozado los puestos de una línea que estaba preparada para cazar de este modo tradicional, cortando el cable de acero que los sostiene en pie y poniendo en serio peligro la integridad física de los cazadores si éstos no se hubieran percatado de la trampa.

Otra imagen de os cables de acero cortados en los puestos. @ Facebook

Este hecho recuerda, por el lugar en el que se ha llevado a cabo, a otro ataque ecoterrorista perpetrado hace justo un año en el mismo lugar por parte del Frente de Liberación Animal (FLA).

En total, y tal y como reivindicaron entonces en una publicación de Internet, destrozaron diez puestos de caza y cuatro torretas, además de dos cabañas que fueron saboteadas en la zona de Hegoalde –concretamente en Aranguren y Yelz«con el fin de dar un aviso a esta gente sin escrúpulos ni ética de vida. Los estamos observando y no pararemos hasta que desistan de sus actividades sangrientas», señalaron tras realizar los ataques.

En todos los casos, los animalistas derriban las estructuras de los puestos de caza y causan daños en las casetas de los cazadores, donde también realizaron pintadas con inscripciones como «Asesinos».

Otro ataque animalista el pasado verano contra un cazador: destruyen su puesto de palomas la víspera de la media veda

Nuevo ataque contra un cazador: destruyen su puesto de palomas la víspera de la media veda
El cazador de palomas junto a su puesto derribado. /JyS

El cazador alicantino Juanvi Llobell, natural de la localidad de Jávea, denunció el pasado verano un hecho que le ocurrió coincidiendo con la apertura de la media veda en la Comunidad Valenciana. Tal y como declaró entonces a Jara y Sedal, al menos un anticaza taló con una motosierra el árbol desde el que iba a cazar al cimbel la noche antes de la apertura de la media veda. Te lo contamos en este enlace.