fbpx

Ribera y Planas irán el viernes al Senado para informar sobre la prohibición de la caza del lobo ibérico

Ambos ministros informarán en una sesión conjunta de los comisiones de Transición Ecológica y de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre la prohibición de cazar lobos.

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, comparecerán conjuntamente en el Senado el próximo viernes 25 de febrero para informar sobre los trabajos del Gobierno para la prohibición de la caza del lobo.

En un escrito de la Cámara Alta al que ha tenido acceso Europa Press, se señala además que ambos ministros informarán en una sesión conjunta de los comisiones de Transición Ecológica y de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Ribera y Planas anunciaron recientemente que comparecerían conjuntamente a petición propia para explicar la propuesta de incluir a todas las poblaciones de lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, lo que en la práctica supone la prohibición de su caza en toda España. Por el momento, la caza de lobos sólo está prohibida al sur del Duero.

Oposición de CCAA y organizaciones agrarias

La decisión propuesta por la Comisión de Patrimonio Natural del Ministerio de Transición Ecológica, en una apretada votación, suscita el rechazo de las comunidades autónomas en las que vive la gran mayoría de las poblaciones de lobo: Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León.

Asimismo, cuenta con el rechazo de las organizaciones profesionales agrarias ASAJA, COAG y UPA, que han anunciado movilizaciones por el «desprecio» y el «abandono» del Gobierno a los ganaderos «que se enfrentan a los lobos cada día».

Por el contrario, un total de 469 personas, la mayoría procedentes del mundo científico, universitario y las ONG han firmado un manifiesto impulsado por la organización conservacionista WWF en apoyo del comité científico que ha emitido un dictamen favorable a la protección del lobo ibérico como especie vulnerable en el conjunto de España.

Planas y Ribera anunciaron su comparecencia conjunta el pasado 9 de febrero a través de sus respectivas cuentas de Twitter: «Los equipos @mitecogob y @mapagob trabajamos para reforzar el apoyo a la #ganadería extensiva y la protección de la #biodiversidad. Queremos explicar lo que hacemos en el @senadoesp, en una comparecencia conjunta de los dos ministros a petición propia», han tuiteado ambos ministros.

Discrepancia entre ministros

Este anuncio se produjo después de que Planas manifestara su desacuerdo con la decisión adoptada encaminada a prohibir la caza de la especie en toda España y expresó estar con los ganaderos.

«Es un tema muy polémico. Ahora se trata de pasar al lobo de un régimen de especie protegida a un régimen de protección especial, y como ministro no estoy de acuerdo. Comparto la preocupación de los ganaderos y como ministro de Agricultura, estoy a su lado», indicó en un acto sobre el olivar.

«Hay que ser capaces de situar claramente cada cosa en su lugar». «No es una decisión de mi Ministerio, sino de la Comisión Estatal de Patrimonio Natural, y respeto esa decisión, pero ya dijimos en el curso de su elaboración, hasta en dos ocasiones, que la regulación actual nos parecía suficiente», insistió Planas, que abogó por buscar un «justo equilibrio». Estas declaraciones cayeron como un jarro de agua fría en la Vicepresidencia Cuarta, según manifestaron fuentes conocedoras de este sentir a Europa Press.

Sin embargo, este mismo martes en el pleno del Senado, Planas reiteró que «siempre» está al lado del sector ganadero, al tiempo que aseguró al PP que en el debate sobre la protección del lobo no conseguirá «ninguna división» entre él y la titular de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Por su parte, también en el Senado, Ribera afirmó que la coexistencia entre lobo y ganado no puede tener lugar «a cualquier precio» sino que se requieren sistemas de compensación más eficaces que los actuales.

En ese sentido, considera que «conviene plantearse de una vez por todas» si el coste de la convivencia del ganado con los grandes carnívoros debe ser asumido solidariamente por la sociedad y no tan solo por los ganaderos, algo que en otros países ha dejado de ser discutido.