fbpx

El Gobierno equipara a los cazadores con los furtivos en su Plan Estratégico del Patrimonio Natural y la Biodiversidad

El borrador de este Plan supone un nuevo mazazo a la actividad cinegética ya que no se ha contado con el sector para su elaboración, y no tiene en cuenta su papel fundamental en la conservación de las especies. Entre los ataques, el texto equipara la caza sostenible y controlada con el furtivismo y contempla una actualización del LESPRE y el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Teresa Ribera.

La Real Federación Española de Caza (RFEC) ha presentado una enmienda a la totalidad exigiendo la retirada del borrador del Plan Estratégico del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad a 2023, cuyo plazo de trámite de audiencia e información pública termina hoy. Entre las alegaciones a este borrador, la RFEC ha solicitado la apertura de una línea de escucha y colaboración activa, ya que en ningún caso se ha contado con el sector cinegético para su elaboración, en una muestra más de intolerancia e incumplimiento del derecho de la sociedad civil a ser escuchada en la elaboración de este tipo de normas.

Entre los principales ataques, el texto equipara la caza sostenible y controlada con el furtivismo como una de las principales presiones que sufren las aves invernantes y de paso, una consideración intolerable al obviar el importante papel que juega la caza en favor de estas especies. Además, se contemplan nuevas actualizaciones del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE) y del Catálogo Español de Especies Amenazas, lo que conllevaría nuevas inclusiones de especies cinegéticas para prohibir su aprovechamiento, como ya se intentó con la codorniz.

Este Plan no tiene en cuenta la labor fundamental del sector cinegético en la conservación de las especies y en la prevención de incendios, a través de la ejecución y mantenimiento de senderos, cortafuegos o vigilancia. Y se genera una gran incertidumbre para su futura implementación, ya que trata de integrar multitud de estrategias y planes sectoriales que no profundizan en el desarrollo de los objetivos ni establece los medios necesarios para alcanzarlos.

De esta forma, mantiene las mismas consideraciones negativas sobre la caza que el MITECO ya ha utilizado en otras normas, tratando de regular la actividad desde la prohibición y el recelo, como ocurre con la normativa para eliminar el uso del plomo en la munición de caza mayor en todo el territorio nacional antes de 2025, así como que un 30% del territorio sea considerado como área protegida y que en un 10% de la misma se prohíba cazar. Esta medida ya fue rechazada por los estados miembros de la Unión Europea que la consideraron injustificada dentro de la Estrategia 2030 de Biodiversidad.

Para el presidente de la RFEC, Manuel Gallardo, este nuevo texto del MITECO «debe ser retirado porque supone una nueva muestra del sesgo ideológico animalista que pretende acabar con la caza por todos los medios. Ya que, además de no reconocer al sector como un motor fundamental de desarrollo rural que fija población, pretende criminalizarlo y prohibir su actividad a través de normativas que incluso ya han sido rechazadas por la UE por injustificadas».

Revisión del Consejo y Comité Asesor

La RFEC considera prioritario llevar a cabo una revisión del Real Decreto 948/2009, de 5 de junio, por el que se determina la composición y funcionamiento del Consejo Estatal, para renovar completamente su composición y así mejorar y reforzar la participación del sector cinegético en la toma de decisiones relacionadas con la conservación y el uso sostenible del patrimonio natural y de la biodiversidad.

Y también considera imprescindible una reestructuración, no sesgada ideológicamente, del Comité Científico Asesor del Comité de Flora y Fauna del MITECO, donde se proponen las inclusiones en el LESPRE y el Catálogo Español de Especies Amenazadas, para que se tengan en cuenta todo tipo de informes técnicos con datos científicos objetivos y contrastados.