fbpx

La primera ola de calor podría llegar este fin de semana a España: polvo sahariano y hasta 44º

Hidrátate bien y ármate de protección solar en tus salidas cinegéticas el próximo fin de semana porque podría llegar la primera ola de calor a nuestro país.

Debemos de tener mucho cuidado con el ejercicio intenso en las horas más cálidas del día. © Jara y Sedal
Debemos de tener mucho cuidado con el ejercicio intenso en las horas más cálidas del día. © Jara y Sedal

Si vas a salir al monte de caza en los próximos días, ten cuidado y ármate de protección solar e hidratación porque llega la primera ola de calor de 2022 a España. Las altas temperaturas y el polvo africano acompañarán a tus noches de espera o tus jornadas de caza de conejos o corzos si sales este fin de semana.

Según apunta MeteoRed, la subida de las temperaturas está garantizada para los próximos días, si bien una entrada de vientos de componente sur, venidos de las tórridas zonas del norte de África, daría una ‘vuelta de tuerca’ más a la segura subida de las temperaturas extremas.

Segunda subida fuerte de las temperaturas

Ya en la segunda mitad de mayo de este año se dio una situación de altas temperaturas y de calor extremo, donde se superaron los 40 ºC en ciertos puntos de la Península. Se batieron algunos récords de máximas. Las temperaturas mínimas también fueron muy altas. De cualquier forma este periodo de extrema calidez no fue catalogado como ola de calor, por AEMET, lo que hubiera sido la más tempranera en los registros modernos de la Agencia.

Ahora, entre el 10 y 14 de junio, al menos, habrá un segundo periodo de muy altas temperaturas (máximas y mínimas) que se extenderá en amplias zonas de España, incluyendo las Islas, donde las temperaturas se dispararán a valores superiores a los 35 ºC en amplias zonas y que llegarán a los 40ºC en zonas de la cuencas del Guadalquivir, Guadiana y Ebro. En este sentido, la Agencia Estatal de Meteorología considera ‘posible’ que se de una ola de calor, la primera oficial de 2022.

Hoy miércoles, 8 de junio hay una tregua térmica y temporal, ya que a partir del jueves el repunte térmico será claro y notorio.

Se esperan dos periodos diferenciados que se puedan dividirse desde el punto de vista subjetivo y meteorológico, serían los siguientes.

9-10 de junio

En este periodo predominarán las subidas de temperaturas generadas por los factores ‘no africanos’: anticiclón, estabilidad, tiempo soleado, viento en calma, subsidencia y efectos locales. Esta situación se debe a una potente dorsal o cúpula dinámica-térmica de tipo cálida que se sitúa en la vertical del sur de la Península.

Las temperaturas estarían unos 5-8 ºC por encima de lo normal en las máximas.

11-14 de junio

En este periodo la entrada de aire de origen africano tarerá un posible repunte térmico y entrada de polvo sahariano desde el norte de África. Este proceso se daría a que el anticiclón se desplazaría hacia el este y una baja se acercaría por el suroeste peninsular con una irrupción de aire tórrido, y turbio de origen africano.

Como puede observarse las temperaturas estarían unos 5-12 ºC por encima de lo normal en las máximas.

A partir del sábado los 40 ºC se podrían pasear por el sur de la Península (Sevilla Córdoba, Badajoz) y, posteriormente, se extendería a otras zonas de la Península. Entre los 42-44 ºC se podrían medir en capitales de provincia (Sevilla, Badajoz, Córdoba, Zaragoza o Jaén).

Es posible una entrada de polvo africano a partir del sábado, 11 de junio.

Las tormentas de evolución diurna, algunas secas, podrían aparecer en zonas de montaña del centro y norte.

Personas sensibles al calor y riesgos

Los grupos que pueden ser más sensibles ante este aumento de las temperaturas son los ancianos y niños, así como a aquellos que toman ciertos medicamentos, que trabajan al aire libre, que no tienen una fuente confiable de enfriamiento y/o hidratación, que no están aclimatados a un clima más cálido y que son sensibles a la mala calidad del aire.

Las enfermedades relacionadas con el calor son preocupaciones serias para esos grupos vulnerables. Los primeros signos de enfermedades relacionadas con el calor son aumento de la sudoración y calambres musculares. Otros signos incluyen confusión, mareos, sarpullido, náuseas y fatiga. Con el tiempo, el agotamiento por calor puede aparecer y, si no se trata, puede desarrollarse un golpe de calor.

Permanezca con ventilador o aire acondicionado; tomar descansos frecuentes; beber más agua de lo habitual; tomar duchas o baños frescos; y use ropa ligera y de colores claros, evite actividades a las horas de más calor, etc.