PETA pagará más de 40.000 euros a una familia por robar y sacrificar a su perro

¿Lo compartes?

Dos miembros de la organización cogieron al animal del jardín de la casa familiar y lo llevaron a un centro de PETA donde lo sacrificaron sin esperar al plazo que habría tenido la familia para reclamarlo.

21/8/2017 | Redacción JyS

peta
Maya, el chihuahua secuestrado y sacrificado por PETA. / La Vanguardia

Según publica el diario La Vanguardia, la organización animalista PETA ha tenido que pagar aproximadamente 41.500 euros a una familia por ‘secuestrar y sacrificar’ a su mascota en octubre de 2014.

El perro, propiedad de una niña de nueve años fue arrebatado por Victoria Carey y Jennifer Wood cuando este se encontraba en el porche de la casa sin su collar identificativo. Carey y Wood, según relata el medio citado anteriormente, trasladaron al centro de PETA al animal que fue sacrificado ese mismo día sin esperar las cinco jornadas que establece la ley para que la familia pudiese reclamar la mascota.

Wilber Zarate, el padre de la familia, aseguró ya entonces que este colectivo actúa bajo una política de practicar la eutanasia a animales, incluyendo a los sanos porque “consideran que tener una mascota es una forma de cautiverio”. En su defensa las culpables de los hechos alegaron que una persona del barrio en el que vive la familia les había contactado para ayudar a “capturar a algunos perros y gatos salvajes”.

El juicio -en el que la familia Zarate iba a pedir una compensación de 7 millones- estaba programado para el próximo mes de septiembre, sin embargo, el abogado de la familia afectada, William Shewmake, ha reconocido que han llegado a un acuerdo entre ambas partes, algo que considera “una forma de cerrar este doloroso capítulo que ha afectado a sus vidas”. “Están contentos de haber llegado a un acuerdo”, afirma Shewmake.

Por su parte, tal y como recoge La Vanguardia, Peta ha pedido disculpas a la familia considerando un “terrible error” lo ocurrido. “Nos disculpamos de nuevo y expresamos nuestras condolencias a la familia Zarate por la pérdida de su perro Maya. El señor Zarate ha reconocido que fue un error desafortunado de Peta y de los individuos involucrados”, afirma la organización animalista.

PETA pagará más de 40.000 euros a una familia por robar y sacrificar a su perro
Valora este artículo

¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *