fbpx

Así se pescó el que podría ser el siluro más grande de 2021 en España: 112 kilos

Esta joven pescadora se hizo, junto a tres compañeros, con el que hasta el momento es el siluro más grande capturado en aguas de Aragón esta temporada y, probablemente también a nivel nacional: pesó 112 kilos y midió 2,60 metros.

siluro
Los cuatro pescadores, con el enorme siluro. © P. B.

La pescadora aragonesa Paula Garín, acompañada de sus compañeros Javier, Julio e Israel, pescó a finales del mes de agosto el que podría ser el siluro más grande de todo el 2021 en nuestro país. Se hizo con él en aguas del embalse de Mequinenza (Zaragoza), conocido popularmente como Mar de Aragón, y fue una pieza monstruosa que pesó la friolera de 112 kilos y midió 2,60 metros.

Así fue la sesión de pesca de siluros: «Brutal es poco para definirla»

«Es el más grande que se conoce en todo Aragón y, probablemente, del país», comienza explicando en palabras a Jara y Sedal la pescadora maña. «Fue algo brutal, no tengo palabras para describir lo que viví», narra sobre la jornada, que también la califica como «la mejor» de su vida. «Los cuatro pescadores que fuimos capturamos siluros, y el más pequeño que cogimos tenía 1,90 metros; imagínate cómo nos lo pasamos», expone la joven.

Así dio comienzo. La sesión dio comienzo con éxito, puesto que dos de los pescadores tuvieron la oportunidad de capturar, en los primeros días, dos siluros de enormes dimensiones, algo que dio un «tremendo juego para seguir picados en la batalla» de conseguir estos monstruos, que a pesar de que tienen cierta polémica por ser especies invasoras que atacan a las autóctonas en las aguas de nuestro país, ofrecen batallas realmente únicas a los pescadores adeptos a ellos.

Y picó este monstruo. Después de que uno de los compañeros, Julio, sacase un siluro de 2,27 metros de largo, la caña de esta joven se dobló por completo: «Daba en el agua el puntal; fue algo increíble», confiesa en palabras a esta redacción. «En un momento incluso pensé que me iba a partir la caña», reconoce.

Se partió hasta la manilla del carrete. Durante la pelea, que se alargó media hora y en la que todos los compañeros tuvieron su rato de luchar contra el siluro, «incluso se partió la manilla del carrete y le tuvimos que poner otra sobre la marcha para poder seguir cansando al siluro; fue algo brutal», recuerda Paula. Y, al final, la alegría de haberse hecho con un tremendo animal de 112 kilos y 2,60 metros: «La batalla mereció la pena», admite Garín.

El equipo utilizado. El equipo de cañas que utilizaron fue de la marca CEC y un hilo trenzado. El cebo que usaron para la sesión fue pellet.