fbpx

Los perros se utilizan para cazar desde hace más de 11.500 años

Javier Fernandez-Caballero

Según un estudio publicado en la revista Journal of Anthropological Archaeology por parte de Arqueólogos de la Universidad de Copenhaguen, en Dinamarca, la introducción de perros como ayuda para la caza estaría datada desde hace 12.000 años.
31/3/2019 | Redacción JyS

Mejor pienso para perros
Pointer durante una jornada de caza. / Shutterstock

Los perros se utilizan para la caza desde hace más de 11.500 años. Así lo han descubierto arqueólogos de la Universidad de Copenhaguen, en Dinamarca, que han sacado a la luz evidencias de canes usados en cacerías en Jordania. Se trata del ejemplo más antiguo de perros usados en cacerías al comienzo del periodo neolítico.
Según un estudio publicado en la revista Journal of Anthropological Archaeology, la introducción de perros como ayuda para la caza explicaría el aumento sustancial de las liebres y otras pequeñas presas en los restos arqueológicos del sitio Shubayqa 6, donde los humanos valoraron la capacidad de rastreo de esta subespecie del lobo más de lo que se sabía anteriormente.
A raíz de este descubrimiento La Vanguardia ha entrevistado a Lisa Yeomans, autora principal de la investigación, quien ha señalado al citado medio que «a menudo damos demasiado peso al cambio climático y la sobrepoblación cuando investigamos las causas que provocaron nuevas explotaciones animal. Lo que sostenemos es que la caza con perros puede haber estado vinculada a estos cambios, en lugar de ser una indicación de que los humanos estaban luchando para encontrar suficiente alimento».
Según han explicado a La Vanguardia, los investigadores han analizado los restos del asentamiento jordano y han descubierto que había una gran proporción de huesos con signos inequívocos de haber pasado por el tracto digestivo de otro animal. «Estos huesos son tan grandes que no pueden haber sido tragados por humanos, sino que deben haber sido digeridos por perros», ha señalado a este medio la zooarqueóloga de la Universidad de Copenhaguen.
Los responsables del estudio también notaron un curioso aumento en el número de liebres en el momento en que los perros aparecieron en el noroeste de Jordania. «El uso de perros para cazar presas más pequeñas y rápidas, como liebres y zorros podría proporcionar una explicación en la línea de las evidencias que hemos recopilado. La larga historia del uso de canes para cazar presas pequeñas y grandes en la región es bien conocida, y sería extraño no considerar que las cacerías junto a los perros son una explicación probable de la repentina abundancia de este tipo de presas», han expresado los arqueólogos.

Deja una respuesta