fbpx

¿Tu perro se ha perdido y lo buscas a través de redes? Ten cuidado y no caigas en esta estafa

Jara y Sedal habla con varias víctimas de este tipo de estafa y accede a los mensajes de voz que uno de los estafadores envió a una de ellas mofándose.

Galgo, uno de los perros más buscados por ladrones y estafadores. © Shutterstock
Galgo, uno de los perros más buscados por ladrones y estafadores. © Shutterstock

Según ha podido saber este medio, desde hace algún tiempo se ha detectado una nueva estafa que está afectando a cazadores y no cazadores cuyos perros han sido extraviados o robados y que los buscan a través de las redes sociales. El modus operandi de los delincuentes consiste en llamar al dueño del perro perdido tras ver su anuncio en redes sociales y pedirle una cantidad de dinero determinada por adelantado en concepto de gastos. A menudo tratan de empatizar con la víctima, explicándole que ellos también han sido víctima de robos de perros y le ofrecen algún tipo de descripción de la mascota. Rasgos identificativos que ellos mismos han podido observar en las imágenes distribuidas a través de las redes o tras investigar los perfiles sociales de la víctima. También puede ser porque realmente están en posesión del animal, si este ha sido robado por ellos mismos. Los dueños, desesperados por recuperar a su mascota, suelen hacer el desembolso, tras lo cual estos individuos desaparecen.

Jara y Sedal ha contactado con dos víctimas de este tipo de estafas sucedidas en los últimos días, ambos cazadores desesperados por recuperar a sus canes. Son dos muestras de lo extendida que está esta práctica que en la mayoría de los casos casos no es denunciada. Cabe recordar que tal y como señalaba hace unas semanas la Guardia Civil «Más del 50% de los perros robados en España son galgos. Las mafias especializadas los venden a personas sin escrúpulos. Los que no son comprados y ‘los que no valen’ para sus intereses los matan o abandonan», por lo que no se sabe el alcance del número de estafados.

Así engañó a un cazador de Ávila un estafador madrileño

El cazador Raúl García Martín, natural de la localidad de Horcajo de las Torres (Ávila), sufrió el robo de una galga adulta y dos cachorras hace quince días en sus perreras, ubicadas cerca de su pueblo. A los pocos días, y tras poner las imágenes del animal adulto en las redes sociales, recibió una llamada telefónica alertándole de que, si ingresaba 100 euros en una cuenta, le devolvería los galgos.

«A mí lo que me llamó la atención es que me dijo calcado el pelaje que tenían los dos cachorros, un color que solamente un compañero de caza y yo conocíamos, ya que no lo habíamos difundido en ninguna red social, por eso creíamos que pudiese tenerlos en su poder y le ingresamos los 100 euros en una cuenta», explica a Jara y Sedal el afectado. Tras ingresar el dinero, nada más supieron de esta persona: «Sabemos que era de Madrid y tenemos su nombre, el que venía en el número de cuenta, por lo que ya hemos denunciado el hecho ante la Guardia Civil», explica Raúl.

Otro reciente intento de estafa a un cazador madrileño por parte de un individuo murciano

Por otro lado, el cazador madrileño Álvaro Páramo sufrió, el pasado jueves 23 de septiembre, el robo de tres galgas después de que los presuntos ladrones reventasen las puertas de su perrera, ubicada en las cercanías de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz. Páramo, que ha contactado con este medio para denunciar el hecho, explica que los tres animales tienen 2 años y 16 y 12 meses.

Páramo denuncia haber sufrido un intento de estafa: «Me llamó ayer un hombre queriéndome engañar, y luego he comprobado que tenía antecedentes y denuncias por hechos similares. No es solamente el disgusto de perder los perros, sino lo que está ocurriendo alrededor de ello».

Páramo denuncia que este individuo le mandó hasta su DNI y su número de cuenta solicitando una transferencia, pero no tenía los perros. Por suerte no picó.

Así se ríe de sus víctimas el estafador de Murcia

Tal y como ha podido comprobar Jara y Sedal el individuo al que se refiere Páramo responde a las siglas A.G.G. y ha contactado con muchas de sus víctimas a través de un número de móvil terminado en 608. Melisa Vara, colaboradora de este medio fue una de ellas. «A mí me estafó 70 euros, pero ahora ha subido a 100», comenta. Melisa denunció y ganó el juicio, cuya sentencia se ha hecho pública hace unos días. «El juez animaba a todas sus víctimas a querellarse contra él, porque ya se sabe que la mayoría de los estafados no denuncian».

La impunidad con la que actúa es tal que se permite el lujo de mofarse de sus víctimas, como se puede apreciar en los audios que ha facilitado a Jara y Sedal otra de sus víctimas.

¿Qué hacer en este tipo de casos?

Lo recomendable en estos casos es no entregar jamás dinero por adelantado y que inmediatamente comuniquen los hechos a la Guardia Civil. Solo así podremos detener a esta lacra.