fbpx

Arturo Pérez-Reverte se vuelve a meter con la caza, pero los tuiteros no responden como él esperaba

El escritor publica la imagen de cuatro cazadoras delante de varias piezas de jabalí y un muflón tras una montería y las respuestas de los usuarios de Twitter defendiendo la importancia de la caza no se hacen esperar.

Arturo Pérez Reverte.
Arturo Pérez Reverte.

El escritor Arturo Pérez-Reverte ha vuelto a poner su afilada crítica sobre la caza caza a través de las redes sociales. En esta ocasión lo ha hecho compartiendo una imagen a través de Twitter en la que aparecen cuatro cazadoras delante de varios jabalíes y un muflón con la frase «La caza, allá cada cual. Lo que me pregunto es por qué sonríen».

Las respuestas de los usuarios de la red social no se han hecho esperar, y quizá no en el sentido que el propio Pérez-Reverte esperaba. Un usuario hacía referencia a la sobrepoblación de jabalíes en algunas zonas del país y la importancia de la caza para controlar sus poblaciones. «Últimamente hay muchos arrollamientos de jabalíes se cuelan hasta en las líneas de alta velocidad, desconozco cómo controlar la población no me interesa la caza pero para mí parecer está mal hacerse una foto con los animales asesinados dice mucho de ésas personas», le contestaba, mostrando una cabecera de Ave con su cabecera dañada tras una colisión con un animal silvestre.

Más respuestas al tuit de Pérez-Reverte

«Si se refiere usted a quienes aparecen segundo plano, posiblemente porque ha realizado una actividad lúdica con éxito. También se favorece el ecosistema en el que se realiza, y genera una actividad económica en el mundo rural. No es poco», le contesta otra usuaria de Twitter. «Por ayudar a controlar la población de jabalí, por ayudar a la economía de la España vaciada, por dar empleo, por compartir una pasión con gente que ama la naturaleza y la protege dejándose todos sus ahorros, por los manjares que van a dar esas piezas, y así hasta llenar un libro», defiende otro usuario de esta red social.

Otros usuarios también le recuerdan a Pérez-Reverte que la caza es una actividad necesaria para controlar la especie, porque los jabalíes «no tienen depredadores naturales y supondrían un peligro». Además, «da empleo en zonas rurales, no muy sobradas de otras oportunidades». Y hay quien también recuerda al escritor el daño que produce la sobrepoblación de los jabalíes a los cultivos: «No saben ustedes el desastre económico que están produciendo los jabalíes en la agricultura. Los jabalíes no son sólo una especie cinegética, son una plaga. La plaga más dañina que puedan imaginar para los cultivos. Un insulto a la inteligencia hablar con frivolidad de este tema».

Y, por último, plasmamos una de las respuestas más geniales de cuantas hay: «No le gustará la caza, a mi tampoco, pero menos me gustan los accidentes de tráfico por irrupción de un animal en la calzada. Los jabalíes no están en peligro de extinción, repito, los jabalíes no están en peligro de extinción. Y sonríe porque son felices, demagogia fuera».

La genial respuesta de la FAC a Pérez-Reverte invitándolo a conocer los valores del mundo cinegético

La Federación Andaluza de Caza, una de las entidades federativas más activas en redes sociales, no se ha quedado atrás y también ha querido responder al maestro de la literatura, invitándolo incluso a conocer los grandes potenciales y valores que el mundo cinegético lleva consigo: «Como la guerra o la vida misma, que con tanta lucidez refleja en sus obras, la caza es una realidad compleja que tiene muchos prismas y vertientes», comienza diciendo la FAC en el mensaje, en el que cita el tuit del escrito.

«Le invitamos una mañana a conocer la realidad de la caza social andaluza. Quizás se sorprenda… y llegue incluso a sonreír también», añade la Federación andaluza.

Otras polémicas de Pérez-Reverte atacando la caza

Arturo Pérez-Reverte y su tuit comparando la foto de guerra con la de caza. © Getty Images y Twitter

No es la primera vez que Arturo Pérez-Reverte ataca la caza. Hace justo jun año, el escritor se ‘ciscaba’ «en los muertos» de quienes aparecían junto a tres jabalíes tras una humilde batida pero es que, un día más tarde de aquello, el escritor alimentaba la polémica sobre esa foto comparándola con una de guerra en la que aparecía un hombre asesinado.