fbpx

Estas han sido las pancartas más ocurrentes de la concentración de cazadores frente al MITERD

Estas han sido las reivindicaciones que los cazadores han plasmado en pancartas este jueves frente al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en Madrid.

pancartas
Una de las pancartas mostradas en la concentración de cazadores. © JyS

Este jueves, 21 de abril, ha tenido lugar una concentración de cazadores que han pedido la dimisión de la ministra Teresa Ribera frente al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD). Representantes de la Real Federación Española de Caza (RFEC), de todas las federaciones autonómicas y de otras muchas de entidades cinegéticas de toda España se han desplazado hasta la capital española para exigir que se retire la proposición para declarar a la codorniz como «especie en peligro de extinción» del Comité de Flora y Fauna que se celebrará mañana día 22 de abril en Madrid y que, de aprobarse, supondría el fin de su caza.

Durante la concentración se han mostrado múltiples pancartas entre las que han destacado las de apoyo a la caza de la codorniz.

‘Codorniz sí, Ribera no’, rezaba una de las pancartas sostenida por dos cazadores. También otra hacía referencia al ‘Ecologismo de salón’ del Gobierno de Sánchez, con imágenes del director general de Derechos de los Animales, Sergio García Torres, junto a Teresa Ribera y a la también ministra Ione Belarra, al lado de la frase ‘Fin de la conservación’.

‘El verdadero enemigo es el ecologismo’, exponía otra pancarta, o ‘Votación ecologista, Gobierno animalista’.

Entre otras, también ha habido reivindicaciones al silvestrismo, cuya prohibición fue uno de los primeros éxitos de los anticaza y el perfecto ejemplo de modalidad prohibida por motivos ideológicos.

Por último, al final de la concentración, Manuel Gallardo, presidente de la Real Federación Española de Caza (RFEC), ha entregado una carta en el Ministerio para exigir la dimisión de la ministra Teresa Ribera y que se retire la proposición que pretende declarar a la codorniz como «especie en peligro de extinción».