fbpx

Un gran jabalí sorprende por la espalda a un padre y su hijo durante una batida en La Rioja

José María Ortega y su hijo Omar han narrado a Jara y Sedal cómo vivieron este apasionante lance a un destacable jabalí durante una batida el pasado 6 de marzo.

padre e hijo cazan jabali_1

El jovencísimo cazador riojano Omar Ortega Sáenz, natural de Logroño y de 17 años de edad, tuvo la oportunidad de compartir junto a su padre José María Ortega el pasado 6 de marzo una jornada cinegética envidiable.

Omar compartía puesto en una batida con su progenitor y, aunque el inicio de ésta no fue todo lo emocionante que hubieran deseado, el gran regalo que el destino les tenía preparado llegó sobre las 11:30 horas de la mañana.

Un jabalí de 100 kilos irrumpe en el puesto

Omar, con el jabalí. © O. O.

En aquel momento, apareció un tremendo jabalí de unos 100 kilos y con unas prominentes defensas. Huyendo de los perros, el animal corría veloz y la fortuna hizo que se parase justo delante del puesto de Omar.

«Escuché un ruido en mi espalda y, de repente, lo vi subiendo por la ladera hacía el cortafuegos que cubríamos mi padre y yo», relata a Jara y Sedal el joven cazador logroñés. Este no se lo pensó dos veces: encaró su rifle Remington 700 en calibre .338 Winchester Magnum, apuntó a la paletilla del animal y a unos 100 metros de distancia consiguió abatirlo.

Unos impactantes colmillos

Otra imagen del jabalí. © O. O.

Cuando padre e hijo se acercaron juntos a ver la pieza que acababan de abatir, se quedaron maravillados de su trofeo: unos impactantes colmillos que ya están en poder del taxidermista.

Padre e hijo se emocionan después de cazar un gran ciervo

padre hijo ciervo
El hijo, durante el vídeo. / Facebook

El vídeo que mostramos a continuación seguro que pondrá los pelos de punta a cientos de cazadores. Se trata de un padre y un hijo compartiendo en medio del bosque una jornada cinegética. Acaban de cazar un ciervo y la emoción hace que incluso se le atraganten las palabras conforme se van acercando al animal. Este es.