Padre e hijo cazan un extraordinario corzo de 9 puntas en Galicia

Comparte con tus amigos










Enviar

Fue a principios del mes de marzo cuando ambos localizaron al extraño cérvido que comenzaba entonces a descorrear, pero hasta el pasado jueves 18 de abril han tenido que emplear varios días para cazarlo. El propio cazador nos cuenta la inolvidable experiencia. 

24/4/2019 | Redacción JyS 

corzo
Pedro Sanjuan Carril el pasado jueves, 18 de abril, con el corzo. / P.S.

El joven pontevedrés Pedro Sanjuan Carril cazaba junto a su padre el pasado jueves, 18 de abril, un corzo con un singular trofeo que habían localizado semanas antes. Concretamente fue en el mes de marzo cuando ambos ya habían visto al cérvido que comenzaba a limpiar su cuerna: «Con la cámara apreciamos que era muy raro, pero no fue hasta más adelante cuando observamos que tenía una punta caída hacia su lado derecho», nos cuenta Sanjuan. 

Según el joven cazador, el territorio por el que se movía el corzo estaba formado por una zona de pinos desbrozada y bastante «limpia», lo que les facilitó seguir su pista durante las últimas semanas. En la foto que consiguieron hacer al animal, observaron que podría ser uno de tres cuernas «porque en esa época no se apreciaban bien las rosetas», dice Pedro. Una vez comenzada la temporada «insistimos en la zona, lo vimos un par de veces, pero siempre se adelantaba y no podíamos disparar».

corzo
Otra imagen del extraño corzo. / P.S.

El pasado Jueves Santo decidieron intentar localizar al animal de nuevo. Pedro dice que le sorprendieron careando con una hembra a unos 40 metros entre unos pinos y que tuvo que realizar un disparo precipitado: «No había mucho tiempo, por lo que me apresuré en apretar el gatillo y… cayó». Ese día el jovena utilizó un rifle de cerrojo marca Krico en calibre 7mm Remington Magnum y munición Remington Accutip de 150 grains y aunque el disparo pareció certero, Ron -uno de sus teckel- tuvo que entrar en acción. 

corzo
Otra toma del animal. / P.S.

Cuando llegaron «al tiro» en un momento en el que «llovía bastante», vieron que había pelo y sangre, pero no encontraron al cérvido. No obstante «el perro siguió el rastro y a unos 50 metros encontró al corzo», ha relatado Sanjuan. 

corzo
El corzo, fotografiado días antes de ser abatido. / P.S.

Pedro tiene una especial relación con Ron, según nos cuenta «fue un regalo de un buen amigo que es guarda rural en Asturias» y «pertenece al afijo de los Acebales». Su hermana de camada acudirá en próximas fechas al mundial de perros de rastro en Polonia representando a España. Además, se da la circunstancia que este amigo salvó a Pedro de uno de los percances más graves de su vida a los 18 años de edad, en el que se le disparó el rifle y la bala le impactó en la pierna derecha, destrozando la arteria femoral.

Más ejemplares destacables en el comienzo de la temporada corcera

corzo
Curro Alba, con el corzo de tres cuernas. / C.A.

El comienzo de la temporada corcera ha dejado buenas y bellas estampas durante estos días. De algunas de ellas se ha hecho eco Jara y Sedalcomo la del corzo con tres cuernas abatido por Curro Alba en Cádiz. Otro curioso corzo unicornio abatido en la sierra de Cádiz también ha destacado en este arranque de temporada.

Comparte con tus amigos










Enviar

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here