El estudio de la abundancia poblacional del conejo de monte (Oryctolagus cuniculus) y la liebre ibérica (Lepus granatensis) a lo largo del tiempo ha permitido constatar que estas especies de lagomomorfos, de gran relevancia ecológica y valor socioeconómico y cultural como especies cinegéticas, se encuentran en claro declive desde hace algunas décadas tanto en España, como en otras regiones de Europa. Aunque son muchos los factores que podrían explicar esta tendencia poblacional negativa, se desconoce “el peso” de la mayoría de ellos como agentes reguladores de sus dinámicas poblacionales.

Como en cualquier otro entorno, las dinámicas poblacionales de conejos y liebres está condicionada por enfermedades víricas como la mixomatosis y la neumonía hemorrágica del conejo, que pueden llegar a provocar episodios de elevadas mortandades. Pero en los ambientes agrícolas, los conejos y las liebres deben hacer frente además a la exposición a productos fitosanitarios, unas sustancias químicas destinadas a proteger los vegetales y sus productos de organismos nocivos cuyo uso puede entrañar riesgos para la salud humana y el medioambiente, pudiendo comprometer la conservación de la biodiversidad al ejercer su toxicidad sobre organismos a los que no van dirigidos, como los conejos y las liebres.

Esclarecer el papel potencial de los fitosanitarios y las enfermedades en la regulación de las poblaciones de conejos y liebres es fundamental en países como España, líder del consumo de productos fitosanitarios en la Unión Europea, con el fin de adoptar las medidas necesarias que permitan revertir el declive poblacional de estas especies.

La evolución de la abundancia poblacional del conejo de monte y la liebre ibérica a lo largo de las últimas décadas muestra que ambas especies se encuentran en claro declive tanto en España como en otras regiones de Europa. © IREC

En este contexto, el Proyecto REGULA, financiado por la Federación Extremeña de Caza a través de su Plan de Ayudas a la Investigación en el Sector Cinegético 2020-2023 bajo la denominación “Los fitosanitarios y las enfermedades como factores reguladores de las poblaciones de lagomorfos silvestres” (I-FEDEXCAZA202013), ha estudiado la relación entre la exposición a fitosanitarios y enfermedades en conejo y liebre, con el fin de vislumbrar el tipo de interacción que existe entre ambos y valorar su implicación en el declive poblacional de estas especies.

Así, el Proyecto REGULA ha incluido la evaluación del nivel de exposición a fitosanitarios en poblaciones naturales de liebre y conejo y su relación con la exposición a los virus de la mixomatosis en ambas especies y de la enfermedad hemorrágica vírica en el conejo. Además, se ha evaluado el efecto de la exposición a fitosanitarios y/o las enfermedades víricas sobre diferentes parámetros reproductivos tanto en machos como en hembras.

Los estudios desarrollados en el marco del Proyecto REGULA fueron posibles gracias a la estrecha colaboración de los cotos de caza de Extremadura, que aportaron muestras para su análisis de animales cazados y encontrados muertos, tanto de zonas tratadas con fitosanitarios como de zonas no tratadas, durante la temporada de caza 2021/2022. © IREC

Los resultados obtenidos muestran altas prevalencias de residuos de fitosanitarios en el contenido gástrico de los animales procedentes de zonas tratadas, representando el 39% de las liebres y el 63% de los conejos cazados, y el 25% de las liebres y el 40% de los conejos hallados muertos. Entre los 10 fitosanitarios detectados, el herbicida glifosato fue el más prevalente, apareciendo en el 26% de las liebres y en el 44% de los conejos cazados en áreas tratadas.

Aunque ninguno de los animales analizados presentó niveles de residuos de fitosanitarios compatibles con una intoxicación aguda o letal, los resultados relativos a la prevalencia de anticuerpos frente al virus del mixoma (liebre y conejo) y al virus de la enfermedad hemorrágica (conejo) sugieren que las poblaciones de conejo y liebre localizadas en áreas tratadas con fitosanitarios podrían presentar una menor capacidad para afrontar infecciones víricas, y sufrir, por tanto, mayores tasas de mortalidad ante los brotes de estas enfermedades. Por otro lado, a nivel reproductivo, tanto en machos como en hembras, los estudios realizados muestran que los conejos y las liebres de áreas agrícolas tratadas con fitosanitarios tienen mermadas sus capacidades reproductivas, un efecto negativo que, en algunos parámetros estudiados, se ve acentuado en los individuos expuestos al virus del mixoma.

De forma general, los resultados del Proyecto REGULA, que serán publicados en la literatura científica a lo largo de los próximos meses, sugieren que los conejos y las liebres que habitan nuestros ecosistemas agrarios están expuestos de forma crónica y subletal a un “cóctel” de fitosanitarios. Exposición que parece interaccionar de forma sinérgica con las enfermedades víricas, con implicaciones a nivel epidemiológico y reproductivo, y con capacidad de comprometer la supervivencia y la viabilidad de las poblaciones. Por lo tanto, el binomio “enfermedades víricas y exposición a fitosanitarios” podría explicar, al menos en parte, el declive poblacional que están experimentando las poblaciones de lagomorfos en medios agrarios en España y en otras regiones de Europa en las últimas décadas.

El Proyecto REGULA ha puesto de manifiesto la urgente necesidad de adoptar medidas agroambientales efectivas que permitan limitar y reducir el uso y la necesidad de aplicar fitosanitarios en nuestros campos agrícolas, ya que estas medidas contribuirían a revertir la tendencia negativa que se viene observando en las últimas décadas en todo el mundo con relación a la pérdida asociada de biodiversidad. Por otro lado, el Proyecto REGULA ha supuesto un amplio avance en el campo de la Ecotoxicología al abordar la monitorización de la exposición a productos fitosanitarios en fauna silvestre, así como un referente a la hora de determinar niveles de fitosanitarios en fauna ibérica asociada a sistemas agrarios.

El Proyecto REGULA ha sido liderado por investigadores del Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal (IRIAF) en estrecha colaboración con científicos del Grupo de Investigación en Toxicología de Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM), de la Universidad de Extremadura (UNEX) y de la Universidad de Córdoba (UCO).