fbpx

Nace el proyecto LIFE Iberconejo para optimizar la gestión del conejo en la península ibérica

El LIFE Iberconejo pretende mejorar el estado de conservación de las poblaciones de conejo donde se requiera y, a la vez, prevenir los daños que causan a la agricultura donde abunden.

Conejos. © JDG
Conejos. © JDG

Bajo el nombre de Iberconejo, nace un nuevo proyecto LIFE internacional que pretende implementar un sistema de gobernanza para la gestión del conejo en la península ibérica. Entre sus objetivos: mejorar el estado de sus poblaciones y, a la vez, prevenir los daños que causa a la agricultura en otras zonas. Para lograrlo, este LIFE cuenta con representantes de todos los agentes sociales implicados en su gestión, asociaciones conservacionistas, científicos, agricultores, cazadores y administraciones. Iberconejo refleja el compromiso de diferentes actores para un fin común y se desarrollará tanto en Portugal como en España hasta diciembre de 2024.

Tal y como ha informado hoy la Real Federación Española de Caza (RFEC) -una de las entidades participantes- en su web, en este proyecto Life participan como socios 15 entidades de perfiles muy diversos y complementarios, buscando solucionar los problemas de gestión de la especie incluyendo todos los intereses y puntos de vista, mediante una estructura de gobernanza participativa. Entre dichos problemas, destaca la ausencia de información sobre el estado actual de las poblaciones de conejo y de la realidad de sus efectos económicos. Un segundo problema es la falta de un consenso sobre las prácticas más adecuadas para su gestión y una carencia de gobernanzas que integre las acciones a diferentes escalas y coordine el trabajo de las diferentes entidades e intereses. 

El principal reto es, por tanto, conocer el estado de las poblaciones de conejo, de su estado sanitario y de los daños que causan en la península Ibérica, punto de partida imprescindible para una buena gestión de la especie. Para ello, se diseñará y promoverá la adopción coordinada de protocolos estandarizados de seguimiento de las poblaciones de conejo y se formará al personal necesario para la implementación de dichos protocolos. 

En paralelo, se trabajará en la recopilación de buenas prácticas de gestión regionales, tanto para el fomento de las poblaciones, como para la reducción de los daños que produce. A la vez, se creará un sistema de gobernanza que incluya progresivamente a todos los actores clave y a todas las administraciones con competencias en la gestión de la especie, más allá de los implicados en el proyecto.

El conejo de monte es un endemismo ibérico y una especie clave en el ecosistema del monte mediterráneo, donde cumple un rol fundamental al ser presa de alrededor de 40 especies de depredadores (como el lince ibérico o el águila imperial). También es un auténtico “ingeniero de ecosistemas”, con una gran capacidad para modificar su ambiente y, en consecuencia, la disponibilidad de recursos para él mismo y para otras especies. Tiene además un elevado interés socioeconómico por ser la principal pieza de caza menor y por ser la especie que más daños causa a la agricultura. 

El conejo: sobrepoblación o descenso notable

En los últimos 70 años algunas poblaciones de conejo en la península ibérica han sufrido un descenso notable, lo que llevó a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) a declararlo ‘En peligro de extinción’ en 2019. Sin embargo, en otros emplazamientos, han alcanzado densidades muy elevadas provocando incluso zonas de emergencia cinegética considerándose ‘sobrepoblación’.

LIFE Iberconejo es un paso indispensable para que las poblaciones de conejo se estabilicen y recuperen su papel clave en el ecosistema pero, a la vez, para que este fomento de la especie clave mediterránea no cause daños a la agricultura.

Ramón Pérez de Ayala, coordinador en WWF del LIFE Iberconejo, resume así el proyecto: «Iberconejo sentará las bases de la gestión a largo plazo del conejo de monte. Si bien no se puede pretender resolver los problemas complejos que afectan a la especie, ni esperar una recuperación global de sus poblaciones en el periodo que abarca el proyecto, la realidad es que sin las soluciones que va a desarrollar e implementar Iberconejo, tampoco es posible afrontar una gestión eficaz que permita mantener nuestros ecosistemas a la vez que se reducen los conflictos sociales asociados».

El LIFE Iberconejo está coordinado por WWF España y entre los socios se encuentran otras entidades ambientales (Fundación para la Conservación de la Biodiversidad y su Hábitat (Fundación CBD Hábitat) y Associação Natureza Portugal (ANP/WWF Pt); centros de investigación (Universidad de Castilla-La Mancha (IREC-UCLM), Instituto Nacional de Investigação Agrária e Veterinária (INIAV), Faculdade de Ciências da Universidade do Porto /CIBIO-BIOPOLIS, Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC/IESA), Fundación Universitaria San Pablo CEU); entidades agrícolas (Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y entidades cinegéticas (Real Federación Española de Caza (RFEC) y Associação Nacional de Proprietários e Produtores de Caça (ANPC). 

A estos socios hay que sumar también varias administraciones, como las Juntas de  Andalucía, Castilla-La Mancha y  Extremadura, así como el Instituto da Conservação da Natureza e das Florestas (ICNF).