fbpx

Macron envía una carta llena de promesas a todas las federaciones de caza de Francia antes de las elecciones

El candidato en las Elecciones a la Presidencia de Francia 2022 ha enviado una carta los presidentes de las federaciones regionales de cazadores a pocos días de las elecciones.

Emmanuel Macron. ©Shutterstock
Emmanuel Macron. ©Shutterstock

Francia celebrará la primera vuelta de las elecciones presidenciales este domingo, 10 de abril, y la carrera de los principales partidos políticos por llevarse el voto de los cazadores es, en los últimos días, más intensa. Si hace unas jornadas era Marine Le Pen -presidenta del partido Agrupación Nacional– la que proponía la creación de un Ministerio de la Ruralidad para gestionar áreas como caza, agricultura o ganadería, el actual presidente de la República, Emmanuel Macron, días más tarde alababa la función de los cazadores.

En concreto, Macron defendía hace unos días que «los cazadores son parte de la ruralidad», recordando que millones de habitantes del país aman la caza y que es «impensable imaginar el campo y la ruralidad queriendo hacerla desaparecer».

Ahora, el propio presidente galo ha enviado una carta a cada uno de los presidentes de las federaciones departamentales de cazadores del país. En esta misiva, hace un balance de su legislatura en relación con el mundo cinegético y traza las acciones que tiene previstas si gana de nuevo los comicios. A continuación exponemos la carta en la que la cabeza visible del Gobierno galo hace promesas importantes en temas como la sobrepoblación de especies, el silvestrismo, la caza de la tórtola o los ataques animalistas a jornadas cinegéticas.

Las grandes promesas de Macron a los cazadores

Entre las propuestas de Emmanuel Macron está la creación de un «delito de obstrucción rural, que concierne a los cazadores, pero también a los agricultores». La idea es frenar la impunidad de los grupos de activistas anti-caza, animalistas, veganos y otros.

Por otro lado, Macron también aborda el tema de las cacerías tradicionales. A diferencia del Gobierno español, el presidente galo asegura que la caza de aves con pegamento –similar al silvestrismo en España– es «parte del patrimonio y la historia de nuestros territorios. La captura, en cantidades muy pequeñas, no representa una amenaza para la biodiversidad y las poblaciones de aves, y está sujeta a cuotas muy estrictas. Por eso pediré que el Gobierno se haga cargo de los decretos, que están siendo examinados por el Consejo de Estado, porque estoy convencido de que se ajustan al derecho europeo».

La carta que Macron ha enviado a los presidentes de las federaciones departamentales de cazadores de Francia

Señor presidente,

Desde 2017 hemos llevado a cabo juntos las reformas que consideramos necesarias para integrar mejor la caza en el corazón de la biodiversidad. Para ello, hemos iniciado una ambiciosa reforma con una licencia nacional accesible a todos, que ha atraído a más cazadores, al ofrecer una libertad real. Fue una apuesta fuerte de la campaña 2017 para promover la caza.

Hemos ido más allá, ampliando las funciones de vuestras federaciones, porque quería reconocer el importante papel que jugáis en el dinamismo de nuestros territorios rurales. A vosotros os motiva esta pasión que os lleva a ser actores de pleno derecho en la protección de la naturaleza, especialmente en nuestros humedales. Por eso hemos puesto en marcha la ecocontribución, que permite financiar las actividades de protección de la naturaleza, la plantación de setos, la restauración de espacios naturales imprescindibles para el mantenimiento de determinadas especies.

También tienes otra misión de interés general que consiste en asegurar la compensación por daños en la caza. Soy plenamente consciente de que el sistema establecido en 1968 ha llegado a sus límites. Es por eso que apoyamos su consulta con todas las organizaciones agrícolas que resultó en un acuerdo histórico para reducir el daño en un 30% y simplificar muchos procedimientos. El Estado debe ahora comprometerse a apoyarlos en la implementación de este plan de acción que se llevará a cabo durante varios años. Si confía en mí, estableceremos apoyos para las federaciones departamentales, y el Estado ayudará a financiar los daños, para apoyar esta transición, como usted desea.

Además, para hacer frente al desafío del aumento vertiginoso de los precios de las materias primas, a partir de este otoño, la financiación excepcional compensará por completo el aumento de los precios de las materias primas agrícolas relacionado con la crisis de Ucrania, para que sus federaciones puedan hacer frente a ello.

El quinquenio que finaliza ha marcado un hito importante con la creación de la Oficina Francesa para la Biodiversidad. Este desarrollo que negociamos juntos ha tenido un impacto en el mundo de la caza y en particular para sus guardas. Ahora me gustaría que reforzáramos significativamente las misiones de guardas de caza de la OFB.

Para ser más efectivo en el campo, responderé favorablemente al fortalecimiento de las misiones de sus agentes de desarrollo en el marco de las guarderías locales de caza. Lanzaremos una consulta con los cargos electos rurales, que podría conducir a ampliar, a petición de ellos, sus misiones de lucha contra la incivilidad ambiental en el marco de un contrato de territorio. Compartimos un apego a la ciencia, que debe guiarnos en la gestión de la biodiversidad. Seamos francos, también ayuda a desapasionar los debates.

Debemos ser capaces de detener una cacería cuando una especie está amenazada, al igual que lo hacemos al contrario con especies no cazables cuando se vuelven sobreabundantes y causan daños. Esta era nuestra ambición con la gestión adaptativa, pero no lo conseguimos. Vamos a desarrollar la gestión adaptativa, para desbloquear su gobernanza y convertirla en una verdadera herramienta conjunta para asesorar y orientar la toma de decisiones públicas sobre las especies que pueden ser cazadas o que causan daños significativos. Además, lanzaremos un programa de conocimiento científico de especies que lo asociará estrechamente con su trabajo, porque debe desempeñar un papel más importante.

Sobre las cacerías tradicionales, mi posición no ha cambiado desde 2017. La jurisprudencia del Consejo de Estado ha cambiado recientemente. Para mí, estas cacerías son parte del patrimonio y la historia de nuestros territorios. La caza, en cantidades muy pequeñas, no representa una amenaza para la biodiversidad y las poblaciones de aves, y está sujeta a cuotas muy estrictas. Esta es la razón por la que he pedido al Gobierno que se haga cargo de los decretos, que actualmente están siendo examinados por el Consejo de Estado, porque estoy convencido de que se ajustan al derecho europeo. Lo mismo ocurre con las fechas de la caza del ganso silvestre, a la que sé que estáis tan apegados.

Porque hemos actuado juntos, racionalmente, con datos científicos, ahora podemos considerar la ampliación de los períodos de recolección (refiriéndose al silvestrismo), estableciendo un plan de gestión europeo preciso, que permitirá evitar esta situación incongruente en la que la caza está prohibida en Francia para abatir a estas mismas aves por decenas de miles un poco más al norte. En cuanto a la seguridad y la convivencia en la naturaleza, quiero resaltar los avances realizados, pero todavía hay demasiados accidentes, que a veces se vuelven trágicos. Nunca se habló de prohibir la caza los fines de semana y días festivos, ya que la caza sigue siendo una actividad popular.

Es a través del diálogo y la consulta como deben surgir las soluciones y, como tal, me gustaría saludar la iniciativa de su presidente de lanzar una consulta con los demás usuarios de la naturaleza. Estaré muy atento a sus propuestas, que deben adaptarse a la especificidad de los departamentos y la diversidad de métodos de caza. Muchas familias y amantes de la naturaleza ya no conocen sus prácticas cinegéticas y la forma en que se puede utilizar el territorio municipal. También, tenemos que imaginar juntos las soluciones que traen las federaciones departamentales para dar una información precisa sobre la práctica y los métodos de caza destinados a todos los habitantes del mundo rural.

Tu pasión por la caza revela un profundo apego a la ruralidad, sus tradiciones, su entorno y sus paisajes. Durante los últimos cinco años, hemos tenido un diálogo regular, franco y constructivo. Nuestras reformas van en la dirección de la simplificación y el control de costes, porque la caza francesa es una actividad popular cuyo desarrollo hay que apoyar. Más allá del sensible expediente de daños, tenemos otros proyectos que habrá que retomar si me crees. Quiero hablar de la carne de venado, porque la gastronomía en torno a la caza es un gran activo para los consumidores y para nuestras regiones.

También quiero hablar sin tabú del delito de obstrucción rural, que afecta a los cazadores, pero también a los agricultores. Debemos establecerlo y será útil el refuerzo de las misiones policiales de la OFB. Tendré la oportunidad de continuar discusiones periódicas con su Presidente Nacional y usted puede contar conmigo.

Este diálogo exigente y constructivo, que refleja nuestro apego común a la biodiversidad, pero también al dinamismo de nuestras zonas rurales, debe continuar. Estaré atento, si confían en mí, para continuar con este diálogo que nunca ha cesado.

Con vosotros. Para usted. Para todos nosotros.

Emmanuel Macron.