Francia tramita la ley que castigará con cárcel a los animalistas que revienten cacerías o asalten granjas

Comparte con tus amigos










Enviar

La proposición de ley adoptada este martes por el Senado francés recoge multas de 5.000 euros y seis meses de prisión para quienes boicoteen actividades y eventos autorizados como la caza.

3/10/2019 | Redacción JyS

Varios animalistas intentan boicotear una batida en Xátiva. / El Diario

El Senado francés aprobó el pasado martes un proyecto de ley para castigar con mayor severidad a quienes boicoteen cacerías u otros eventos autorizados por ley. Según han informado AFP, la propuesta trata de responder a los nuevos casos de ecoterrorismo contra carnicerías, el ganado o la propia caza.

«Todas las actividades que no estén prohibidas deben ser ejercerse libremente sin que nadie intente interferir en ellas», dice el texto. El objetivo del proyecto de ley redactado por iniciativa del diputado Jean-Noël Cardoux –del partido republicano– y aprobada por el Senado anteayer es claro: dar una respuesta firme a los boicots que los animalistas están realizando a la caza y a las «intrusiones en mataderos o granjas» por parte de estos radicales.

Sanciones de seis meses de prisión y 5.000 euros

Si la propuesta de ley sale adelante, estos actos de obstrucción o intrusión podrían ser castigados con un año de prisión y una multa de 15.000 euros cuando tengan que ver con actividades comerciales, artesanales o agrícolas y hasta seis meses de prisión y una multa de 5.000 euros en el caso de actividades deportivas y de ocio, como es considerada la caza en Francia. 

La proposición, como era de esperar, no ha sido bien recibida por los animalistas. Pero tampoco ha gustado a los ecologistas. Tanto es así que Esther Benbassa, miembro del partido Europa Ecología Los Verdes, denunció que la filosofía del texto es «liberticida y antidemocrática y profundamente inquietante». Cardoux respondió a las palabras de Benbassa argumentando que el texto responde «a una expectativa muy fuerte en el mundo rural».

Boicotear cacerías solo era castigado con una sanción administrativa

Hasta ahora, el hecho de obstaculizar o boicotear una cacería en Francia se castigaba con una simple infracción administrativa –al igual que sucede en España–. Jean-Noël Cardoux ya denunció en abril que los boicot a las cacerías han aumentado en los últimos años, subrayando que «supone un peligro para los hombres y los animales». «Los antiespecistas interrumpen la caza. En Bretaña hicieron caer a un hombre a caballo. Resultado: dos extremidades fracturadas y meses en el hospital. Algunos envenenan perros, otros sabotean torres de vigilancia, que se usan para cazar, y los puestos para cazar aves acuáticas. Todos tienen sus ideas, pero estamos en un estado de derecho y la caza está legalmente permitida», aseguró. 

Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here