fbpx

Un jabalí ataca a un cazador y le destroza el brazo en Orense

Este rehalero narra cómo el pasado domingo, 2 de octubre, un jabalí salió de un zarzal y lo atacó, produciéndole una herida de cinco centímetros de profundidad en el brazo izquierdo.

jabalí hiere cazador
El jabalí que hirió al cazador. © S. C.
Publicado: 4 de octubre de 2022 / Actualizado el: 2022/10/04 - 19:10

Un jabalí rajó el brazo de un rehalero durante una batida celebrada el pasado domingo, 2 de octubre, en un coto ubicado en las cercanías de Cartelle, en la provincia de Orense. El cazador afectado, Santiago Casas González, de 50 años de edad y miembro de la cuadrilla Os Lobos, ha narrado a la redacción de Jara y Sedal cómo acaeció el accidente.

«El jabalí estaba en un zarzal bastante grande, y los perros llevaban dos o tres horas y ya estaban cansados por el calor, ya que esto ocurrió sobre las 13:30 horas de la tarde», comienza explicando Casas a este medio.

El animal se abalanzó contra el cazador

«Los canes estaban casi agotados -recuerda de nuevo y no lograban sacarlo, por lo que intenté ir hacia él para ayudar a los canes y, al acercarme, el animal se abalanzó hacia mí. Cuando lo tenía enfrente, a tres metros, mi reacción fue echar las manos hacia adelante; cuando me dio un cabezazo y me cortó en el brazo», señala el cazador, que no tuvo tiempo de reacción.

La profundidad del corte que le profirió el jabalí es de unos cinco centímetros: «Traté de frenarlo con el brazo derecho , pero giró hacia la izquierda y me dio un navajazo en el izquierdo», explica. «El jabalí se fue enseguida, porque es un animal que al mismo tiempo que ataca al humano, le tiene miedo», reflexiona el cazador.

jabalí hiere cazador
La herida en el antebrazo del cazador, una vez intervenida. © S. C.

Minutos más tarde, otro compañero logró abatirlo

Según narra Santiago Casas, minutos más tarde, otro compañero logró abatirlo. «Pesaba unos noventa kilos, era un navajero», detalla sobre el animal que le atacó y sus defensas. Santiago Casas caza habitualmente con podencos, jadg terrier y algún alano que aquel día, casualmente, no pudo llevar porque algunas de sus hembras estaban en celo.

Síguenos en