fbpx

Investigados por disparar a un gato desde un coche en Ávila

Uno de los tres jóvenes implicados habría disparado al gato con el rifle a través del techo solar de un turismo; tras ello, habrían escondido al felino en un zarzal.

Javier Fernandez-Caballero

La Guardia Civil investiga a tres jóvenes por disparar supuestamente a un felino con un rifle a través del techo solar del vehículo en el que viajaban en el término municipal abulense de Candeleda, en Ávila.

Según ha informado este martes en nota de prensa el Instituto Armado, estas personas, que son investigadas como presuntas autoras de un delito de maltrato animal, ocasionaron la muerte del felino «intencionadamente» con un rifle.

Escondieron al gato entre zarzales

Los hechos dados a conocer ahora, se produjeron el pasado 21 de diciembre en Candeleda, cuando la Guardia Civil fue alertada por la Policía Local del municipio.

Por ello, los agentes iniciaron las correspondientes investigaciones, que derivaron en el esclarecimiento de lo sucedido, con la investigación de tres jóvenes que habían realizado «maniobras peligrosas» con su vehículo y uno de ellos, a través del techo solar del turismo, abatió supuestamente al felino con el rifle. Posteriormente, según el Instituto Armado, se procedió a esconder al gato entre zarzales, con el objetivo de ocultarlo.

Una vez aclarados los hechos, el rifle fue retirado y depositado en la Intervención de Armas de la Guardia Civil de la cercana localidad abulense de Arenas de San Pedro, después de haberle propuesto para sanción por hacer uso de un arma de fuego para dar muerte a animales domésticos.

Esta actuación fue desarrollada por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Casavieja (Ávila).

Un gato sube a un árbol huyendo de dos perros de caza, lo que sucede después nadie lo esperaba

gato perro

Los gatos son animales inteligentes. Cuando ven comprometida su vida son capaces de emular a sus primos africanos y, como si se tratara de un leopardo del Parque nacional Serengueti, clavar sus zarpas en el tronco de un árbol y escalar hasta su copa.

Así es como este gato trató de burlar a los perros que le perseguían. Estos, con más celo que vergüenza, no se rinden fácilmente y tratan de ascender por el tronco, sin demasiado éxito. Este es el vídeo.