fbpx

La Guardia Civil investiga a un padre y su hijo por furtivear tres ciervos en una finca de Badajoz

Fueron sorprendidos tirando un objeto por la ventanilla que resultó ser un silenciador para arma larga rayada. En la zona se habían abatido ilegalmente tres ciervos.

guardia civil ciervos

La Guardia Civil de Alburquerque, en la provincia de Badajoz, ha instruido diligencias penales a dos vecinos de esta localidad por un supuesto delito contra la flora y la fauna al abatir tres ciervos ilegalmente.

En la madrugada del pasado día 12 de junio, dentro de los dispositivos de servicio establecidos para la prevención de acciones delictivas relacionadas con furtivismo, los agentes interceptaron en el camino de acceso a la Dehesa Comunal de Alburquerque, un vehículo procedente de ésta.

Los ocupantes, que resultaron ser padre e hijo vecinos de Alburquerque, fueron sorprendidos tirando un objeto por la ventanilla que resultó ser un silenciador prohibido para arma larga rayada. Se procedió entonces a la inspección del vehículo interviniéndose medios y procedimientos para furtivear animales de especies de caza mayor como un rifle del calibre .222, mira telescópica, trípode, prismáticos, munición y otros utensilios para el despiece de las piezas abatidas, así como maíz, una cizalla, guantes y tenazas cortalambres.

A raíz de esta actuación, los agentes iniciaron una investigación de los hechos relacionados con supuestos delitos contra la flora y la fauna cometidos en la demarcación, contando con el testimonio de guardería rural, titulares de terrenos y la Sociedad Local de Cazadores, quienes confirmaron el abatimiento ilegal de al menos tres ciervos.

Tras la inspección exhaustiva de los lugares y cerramientos cinegéticos, se halló un puesto ilegal, la localización de un comedero de maíz automático y daños en mallas metálicas de cierre.

Fruto de las gestiones realizadas, se pudo relacionar en la comisión de los hechos delictivos, los objetos intervenidos a los ahora investigados, quienes se encontraban en tiempo de veda en un terreno cinegético sin autorización, portando armas prohibidas y efectos para atraer y abatir especies sin levantar sospechas, así como herramientas para decapitar a las reses de caza mayor abatidas.

Ante los citados hechos y pruebas incriminatorias en las acciones delictivas, la Guardia Civil les ha instruido diligencias como investigados y presuntos autores de los hechos, siendo entregadas en el Juzgado de Instrucción número 3 de Badajoz.