fbpx

Se salta el toque de queda y huye de la Guardia Civil con una escopeta ilegal del 16 en el maletero

Agentes de la Guardia Civil persiguieron a un individuo que hizo una maniobra «extraña» para huir a gran velocidad de un control durante el toque de queda en Toledo. Cuando le dieron el alto encontraron esta sorpresa en el maletero.

Javier Fernandez-Caballero

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 30 años de edad por un delito de conducción temeraria y otro de tenencia ilícita de armas, después de que huyera de los agentes a gran velocidad desde Albarreral de Tajo hasta Torrijos (Toledo) y llevara en su vehículo una escopeta sin licencia de armas que le amparase.

Durante la madrugada del día 30 de octubre, la Guardia Civil de la Puebla de Montalbán -en un dispositivo para hacer cumplir el toque de queda- estableció dispositivos de identificación y control en su demarcación policial. En uno de esos dispositivos, una patrulla de Seguridad Ciudadana del citado Puesto que se encontraba en la localidad de Albarreal de Tajo observó cómo el conductor de un vehículo hacía una maniobra extraña y evasiva, emprendiendo su huida hacia la localidad de Torrijos, por lo que comenzó una persecución, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

La patrulla referida solicitó apoyo a los equipos en servicio y una dotación de Fuensalida consiguió finalmente interceptar el vehículo en la localidad de Torrijos.

En el registro del vehículo, una vez realizada la detención, se localizó en el interior del maletero una escopeta, del calibre 16, sin ningún tipo de documentación. El detenido no pudo acreditar la tenencia legal del arma.

De película: tiran los conejos por la ventanilla del coche mientras guardas de caza, Seprona y Policía los persiguen

De película: tiran los conejos por la ventanilla del coche mientras guardas de caza, Seprona y Policía los persiguen
© Guardia Civil

La Guardia Civil ha tomado declaración como investigados a tres hombres con edades comprendidas entre los 44 y los 58 años de edad por un supuesto delito de furtivismo. Estas personas se encontraban capturando conejos sin autorización en un coto privado de Los Yébenes, para lo que utilizaban hurones y capillos. Así ocurrió todo.