fbpx

Guardia Civil y forestales atrapan a un jabalí herido y lo llevan a un centro para que se recupere

A pesar de tratarse de una zona con sobrepoblación de jabalíes que hacen daño a la agricultura y producen múltiples accidentes de tráfico, los agentes llevaron al animal a un centro de recuperación.

Javier Fernandez-Caballero

Agentes del SEPRONA de Navarra y del Guarderío de Medio Ambiente de la Comunidad Foral encontraron este viernes por la mañana un jabalí herido en el kilómetro 8 de la carretera NA-700, sentido Ororbia, y lo trasladaron a un centro de recuperación. El animal probablemente habría sufrido un atropello y tenía una pata rota.

Según informan desde la Guardia Civil, fue costoso introducirlo en una jaula antes de llevarlo al Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de Ilundáin.

Con la retirada del animal, según la Benemérita afirmaba, además de tratar que pueda recuperarse y volver a reintroducirlo en su medio natural, se evitaba que pudiera ocasionar algún accidente de circulación u otro daño.

Llama la atención que, a pesar de tratarse de una zona con sobrepoblación de jabalíes que hacen daño a la agricultura y producen múltiples accidentes de tráfico, el SEPRONA haya decidido llevar al animal a un Centro de Recuperación.

Por este mismo hecho, en Alemania llaman a un cazador

Los cazadores alemanes, una herramienta al servicio de la Policía en los accidentes de tráfico
El cazador, abatiendo al animal. / Foto: Hendrik Rasehorn

Por su conocimiento de la naturaleza y de la fauna silvestre, los cazadores son pieza clave cuando surge algún tipo de imprevisto en el monte. Ese concepto lo tienen bien aprendido en Alemania, donde la Policía llama a los cazadores cuando así lo requieren.

La última prueba de ello fue el suceso ocurrido hace unos meses en la A39 del país germano, a la altura de Braunschweiger Straße, cuando una piara de jabalíes provocó un accidente de tráfico doble a las 8:00 horas de la mañana, según informa Wolfsburger Nachrichten.

Uno de los jabalíes quedó rezagado y fue atropellado primero por el coche de un conductor de 52 años y luego por otro de 31. Gravemente herido, permaneció en la cuneta derecha de la calzada. La primera reacción de la autoridad fue lógica: llamar a un cazador de la zona para abatir al animal y acabar con su sufrimiento además de salvaguardar la seguridad de los demás vehículos que transitaban por la vía.