fbpx

La Guardia Civil investiga al propietario de un cerdo vietnamita abandonado en Burgos

La lectura del microchip que portaba el animal permitió obtener la identidad de su propietario, que no había comunicado a la Administración su desaparición.

cerdo vietnamita
Cerdo vietnamita. © RTVE

La Guardia Civil ha investigado a un un hombre de 23 años de edad como presunto autor de un delito contra el Medio Ambiente por la supuesta liberación en el medio natural de una hembra de cerdo vietnamita, especie catalogada como exótica invasora, por lo que su introducción o liberación no autorizada está prohibida y penalizada.

Los hechos, según informa la Guardia Civil en una nota de la que se hacen eco medios provinciales como El Correo de Burgos o Diario de Burgos, ocurrieron días atrás. Fruto de la fluida y permanente colaboración entre el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Burgos y esta Comandancia de la Guardia Civil, agentes medioambientales intercambiaban información con el SEPRONA en relación al avistamiento en libertad, en un paraje abierto del cinturón perimetral de la capital, de un huidizo ejemplar de este mamífero doméstico que desde hacía varias semanas campaba sin custodia ni persona a su cargo.

Con indicios de tratarse de un posible caso de abandono, la lectura del microchip que portaba el cerdo permitió obtener la identidad del propietario. Las gestiones practicadas por el SEPRONA han destapado que el titular no había comunicado a la Administración ni denunciado en cuerpo policial alguno la desaparición, pérdida o extravío del animal, si bien éste llevaba tiempo en esta situación desenvolviéndose autónomamente en el medio natural.

Como hemos recordado en otras ocasiones en este medio, las personas que en los últimos años adoptaban a esta especie como animal de compañía y que, cuando crecían, no podían mantener en sus casas, optaban por liberarlos en el monte, lo que ha provocado en muchos lugares de nuestro país su hibridación con el jabalí. Estos cruces podrían provocar un grave problema ecológico, de ahí que en 2019 la especie dejara por ley de ser considerada como mascota.