fbpx

La Guardia Civil desmantela una banda dedicada a robar perros de caza

La Guardia Civil ha recuperado 32 perros de caza, valorados en unos 50.000 euros, que habían sido sustraídos en las provincias de Valencia, Castellón y Albacete.

Javier Fernandez-Caballero

La Guardia Civil ha desarticulado en la provincia de Valencia una organización delictiva dedicada al robo y venta de perros de caza y ha detenido a cuatro personas e investigado a otra más por los supuestos delitos de robo con fuerza, maltrato animal, abandono animal, falsedad documental y pertenencia a organización criminal.

Durante el transcurso de la operación denominada Jascan, llevada a cabo por agentes del de la Guardia Civil de Xàtiva y del Seprona de Vallada, se han recuperado 32 perros, valorados en unos 50.000 euros, que habían sido sustraídos en las provincias de Valencia, Castellón y Albacete, se han intervenido 48 tarjetas de identificación de perros de raza y 32 pasaportes para estos animales, así como 3 escopetas y 1 carabina.

La operación se inició a principios del mes de septiembre a raíz de dos denuncias por robos con fuerza de perros de caza en las localidades valencianas de Llanera de Ranes y L’Enova, aunque posteriormente también se tuvo conocimiento de robos de canes en Almansa (Albacete) y en Barracas (Castellón), han informado fuentes de la Guardia Civil.

Una vez localizados a los miembros de la red se llevó a cabo un registro en el domicilio del cabecilla, así como en un corral (antigua explotación ganadera) que regentaba y en varios domicilios de las poblaciones valencianas de L`Alcudia de Crespins y Canals, donde se encontraron perros en condiciones deplorables.

Varios perros de caza tenían cortes de gravedad en el cuello

Varios de estos animales presentaban cortes de gravedad en el cuello realizados para la extracción del chip identificativo, han indicado las fuentes, que han agregado que algunos de estos animales fueron soltados al sentirse investigados sus captores.

La operación ha culminado con la detención de los 4 miembros de la organización, y con la apertura de una investigación a un veterinario que había reimplantado chips nuevos a los perros sustraídos y había confeccionado nuevos pasaportes y tarjetas identificativas, sin darlas de alta en el Registro Informático Valenciano de Identificación Animal (Rivia).

Vendían los perros por Internet

Los miembros de la red publicaban en páginas de compra-venta de internet anuncios en los que vendían los perros sustraídos. Una vez hecha la compra y a través de una empresa de transporte con servicio de mascotas, enviaban a diferentes lugares del territorio nacional estos canes, a los que previamente le habían implantado un nuevo chip y expedido un nuevo pasaporte por el veterinario.

La operación ha sido dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Xátiva (Valencia).