fbpx

La temida mixomatosis vuelve a azotar a las poblaciones de conejos en España

Este cazador graba a un conejo afectado por mixomatosis en Gran Canaria y denuncia la grave situación que viven. Es una imagen que se repite lamentablemente en estas fechas a lo largo de toda nuestra geografía.

conejo mixomatosis
Conejo con mixomatosis. © Shutterstock

El cazador canario Killan Rodríguez Quintana, que actualmente vive en el sur de la isla de Gran Canaria, ha grabado la alarmante imagen de un conejo posiblemente afectado por mixomatosis en mitad de una carretera.

Hay que tener en cuenta que la mixomatosis es una enfermedad que se transmite a través de las picaduras de insectos que se alimentan de sangre, pulgas y mosquitos principalmente (vectores hematófagos). En el caso de las liebres las pulgas juegan un papel menor en la transmisión en comparación con los conejos, y aunque también puede transmitirse en menor medida por contacto directo entre animales enfermos y sanos, y por objetos o materiales que se pueden ‘impregnar’ del virus, en el caso de Canarias la enfermedad podría haber llegado hasta allí a través precisamente de mosquitos que habrían viajado desde la Península o desde el continente africano.

«Aquí no hay liebre, solamente hay conejos y perdices», comienza explicando Rodríguez a la redacción de Jara y Sedal, de ahí que la enfermedad afecte únicamente al conejo. «Al final, se terminan muriendo, porque no ven. Hay lugares en los que hay un montón de conejos, pero los barre la enfermedad», se lamenta el cazador.

Y a eso debe añadirse el crecimiento de la población del gato salvaje en las islas: «Con todos estos factores al alza, nos vamos a quedar sin animales de caza dentro de unos años», sigue denunciando Rodríguez. «Nosotros vacunamos conejos y los soltamos en las zonas en las que escasea la especie, porque además el Cabildo de Canarias tampoco hace mucho por ellos. El año pasado pusieron unos bebederos buenos para conejos y perdices y los han quitado, y no sabemos por qué», sigue exponiendo sobre la alarmante situación que viven.

«Nos imaginamos que la enfermedad ha llegado por el mosquito. El año pasado, en octubre, estaban todos los conejos sanos, pero poco después empezó y los perros nos traían los conejos enfermos», se lamenta.