fbpx

Un joven pescador graba la picada de un lucio a su primer lance durante una jornada en Cáceres

Este pescador se disponía a comenzar la jornada en las cercanías del municipio de Carcaboso, en Cáceres, cuando un precioso lucio picó a su señuelo: el lance quedó grabado en su GoPro.

lucio
El pescador, con el lucio. © J. M. P.
Publicado: 8 de diciembre de 2022 / Actualizado el: 2022/12/08 - 18:26

Grabar la picada de un gran pez es una doble satisfacción para un pescador, ya que además de capturar la pieza, la propia emoción de sacarla queda filmada de por vida. Es lo que le ocurrió al joven pescador Juan Manuel Píriz, natural de la ciudad cacereña de Plasencia, que el pasado 25 de noviembre fue a disfrutar de una jornada fluvial en las cercanías del municipio de Carcaboso -en esta provincia extremeña- cuando el depredador le sorprendió… ¡en el primero de los lances de la mañana!

«Fue pura casualidad que fuese el primer lance»

El pescador lanzó la spinner blanca con la que iba armada su caña de spinning y, a los pocos segundos, el bonito lucio picó al señuelo, tal y como puede verse en el vídeo, tomado con la cámara GoPro con la que siempre graba sus jornadas de pesca y caza el joven. «Fue pura casualidad que fuese el primer lance», señala en declaraciones a la redacción de Jara y Sedal. «No lo llegué a pesar, pero podría rondar los seis kilos aproximadamente. Tardé unos minutos en sacarlo, fue intensa la pelea», reconoce el pescador cacereño.

El lucio propicia una dura pelea sobre todo al principio -se ve cómo dobla el puntal de la caña- y al final, cuando ya ha visto la superficie y antes de que el pescador lo saque a la orilla. Posteriormente, Píriz posa con él.

YouTube video

Aunque es un ejemplar que nada tiene que ver con el gran lucio de 25 kilos capturado hace unos años en Estados Unidos, la captura de este otro depredador también se filmó. En esta otra grabación se puede ver cómo el animal dobla la caña con su picada y la resistencia que ofrece es tal que parece que está enganchada en el fondo. Todas las personas que presencian la escena desde el bote saben que se trataba de un enorme ejemplar de lucio. Tras unos duros minutos de lucha, el protagonista logra sacarlo a flote y medir la enorme pieza, que dio más de un metro de longitud.

Síguenos en