fbpx

La Generalitat sigue matando crías de jabalí y tirando sus cuerpos a contenedores

Esta es la imagen de uno de los contenedores donde los agentes rurales arrojaron a dos crías de jabalí junto a su madre la pasada madrugada, en Calonge (Gerona). Hablamos con el presidente del coto social.

La localidad catalana de Calonge (Gerona) sigue siendo testigo de las matanzas promovidas por la administración catalana. Durante la pasada noche, los agentes rurales han vuelto a matar de madrugada tres jabalíes y sus restos han sido tirados a un contenedor. La imagen con la que arranca esa noticia es prueba de ello.

Ya la pasada semana, otro vídeo con decenas de jabalíes muertos y tirados a la basura sin que nadie aprovechase su carne en el mismo municipio llenó de cientos de comentarios de indignación las redes sociales. «Los agentes rurales salen sin contar con nosotros, van donde quieren y van matando sin ton ni son animales», explica el presidente del coto social del municipio, Serafín Fernández, mientras comenta la fotografía.

Fernandez, cuyo coto cuenta con 180 cazadores, asegura a Jara y Sedal que además de matar sin criterio y desaprovechar su carne, hay una dejadez absoluta con los cadáveres de los jabalíes: «Los animales del vídeo que se hizo viral la semana pasada estuvieron en el contenedor dos días. Cuando ya estaban hinchados, nos avisaron unos vecinos por el mal olor que desprendían y tuvimos que avisar al servicio de recogida».

«Cuando informamos a los forestales de que cuando abatiesen algún animal nos tenían que decir algo para llamar al servicio, su respuesta fue que ya podíamos ir llamándolo de nuevo, porque aquella noche iban a abatir más animales», relata indignado Fernández.

«Esto es una bofetada a los 180 cazadores de la zona»

La imagen de este martes es similar, aunque con menos cadáveres: en el interior del contenedor apareció una jabalina con dos rayones, aún lactantes. Si nos fijamos en la imagen, se pueden ver las mamas de la jabalina aún llenas de leche.

«Según nos han reconocido ellos mismos, los grandes los abaten con rifle y los rayones con doble cero», denuncia Serafín. «Esto es una bofetada a los 180 cazadores del lugar, porque encima los agentes rurales no actúan donde hay daños, sino que sólo van a hacer número. Hay agricultores que necesitan el servicio y que los ayuden y ni se pasan por sus cultivos», asegura el presidente del coto.

Respecto a las medidas que piensa tomar la sociedad, Fernández explica que «de momento, como la gran mayoría de sociedades de la región, estamos con la huelga para ver si nos solucionan nuestras reclamaciones. En cuanto la caza vuelva, la sociedad no tiene ningún tipo de problema en volver a cazar y ayudar a los agricultores», explica el presidente del coto.

«Esto se ha ido de madre totalmente»

El presidente del coto sigue ahondando en el gesto de los agentes rurales: «Van a hacer número por hacer número; van a matar por matar. Esto es duro porque, además, no se respeta al animal. Para ellos un jabalí de 1 kilo ya se puede matar…», lamenta Serafín.

«Esto se ha ido de madre totalmente. Hay sitios que realmente necesitan la ayuda de los cazadores y de los forestales, pero ellos vienen aquí, hacen número y se van. Hay sitios que no están ni siquiera cultivados, pero van allí porque ven mejor a los jabalíes y los matan», concluye.

Deja una respuesta