fbpx

Un gato se encara con un lobo ibérico y lo expulsa de un pueblo de Asturias

Jara y Sedal habla con Matías Pérez, el vecino que presenció el tenso encuentro que tuvo lugar de madrugada en Loja (Asturias).

Imagen del lobo y del gato captada por

La intrusión del lobo en espacios poblados ya no es noticia. Su presencia en los alrededores de pueblos es, cada vez, más frecuente, especialmente en el noroeste español, donde sus poblaciones se han disparado en la última década. No es novedad, por tanto, ver que este depredador ataca a animales como ovejas, caballos, vacas o perros. Sin embargo lo que no es tan habitual es pillarlo intentando dar caza a un gato.

Las siguientes imágenes fueron tomadas hace dos días por Matías Pérez García, un vecino de la pequeña población asturiana de Loja. En ellas se puede ver a un lobo ibérico dando muestra de su desarrollado sentido de la depredación y del oportunismo al intentar dar caza a un gato a escasos metros del pueblo. Jara y Sedal ha podido hablar con el autor de las imágenes, el cual nos ha dado permiso para reproducirlas. Su mujer las compartió a las pocas en su perfil personal de Facebook con el siguiente mensaje: «Anoche, a eso de las 2:30 de la mañana, volvía mi marido de trabajar y esto fue lo que se encontró en medio de Loza. Un lobo intentando dar caza a un gato. Suerte que el gatín se supo defender, ya que, erizad, le plantó cara. ¿Y qué hacemos ahora? ¿Esperamos que nos entre en la cuadra a matar a los xatinos indefensos? Vecinos, guardad bien vuestros animales de noche, que este tiene hambre… ».

«Me quedé sorprendido por el valor del gato»

La bravura del felino, que eriza su lomo en posición agresiva, hizo que el lobo no se atreviese a intentar clavarle el diente y se diese media vuelta marchándose. «Al lobo no se le veía preocupado porque yo estuviese allí», recuerda el propio Matías a Jara y Sedal. «Sí es cierto que estaba dentro del coche, pero él me estaba viendo y no huía», asegura. Explica que el gato estuvo «diez minutos o más» encarado frente al lobo: «Ahí no se movía ni uno ni otro; era como una guerra psicológica a ver quién aguantaba más sin irse del lugar», detalla el ciudadano asturiano, que se sorprendió al ver cómo el felino «aguantaba mecha» frente al cánido.

Otro gato que no corrió igual suerte

Ya hace dos años fue noticia un vídeo en el que otro lobo portaba un gato aparentemente muerto en sus fauces en un municipio italiano. El cánido cruzó por delante del vehículo que posteriormente lo perseguía y grababa. El depredador recorrió las calles de la población todo lo rápido que podía para llegar cuanto antes a las afueras, momento en que desapareció de la imagen al abandonar el trazado de la calzada. 

De depredador a depredador: los gatos domésticos o asilvestrados también tienen capacidad predatoria

Aunque el gato que aparece en el vídeo tenga dueño, no hay que olvidar que los animales asilvestrados también representan una amenaza para la biodiversidad. Uno de los animales que más daño provoca, especialmente a la fauna silvestre protegida, es el gato doméstico, un felino con una increíble capacidad de adaptación debido a su alto instinto depredador.

Según estudios como el del profesor de la Universidad de Nottingham Peter Messent, los gatos dan muerte a numerosos mamíferos y aves puesto que son carnívoros por naturaleza debido a que sus ancestros salvajes eran expertos cazadores en solitario.

Ese espíritu cazador sigue en sus genes, y aflora aun cuando convive junto a los humanos. Por eso, muchos gatos domésticos siguen cazando cada vez que les surge la oportunidad, aunque tengan satisfechas sus necesidades alimentarias dentro del entorno normal de una mascota. Te lo ampliamos en este enlace.