fbpx

La ayuda a los animales afectados por el incendio la coordina la Diputación de Ávila, no los animalistas

La Diputación de Ávila ha puesto un teléfono y un email al servicio de quienes quieran realizar donaciones.

Varias vacas caminan entre la llamas en una imagen de archivo.

Ante la catástrofe medioambiental y económica que supone el incendio que está asolando parte de la provincia de Ávila, la Diputación abulense ha puesto en marcha una medida extraordinaria para poner en contacto a los ganaderos que han sido afectados por el fuego y todas aquellas personas de toda España que, voluntariamente, están ofreciendo alimento para los animales.

La Diputación Provincial ha habilitado la dirección de correo electrónico ayudaincendio@diputacionavila.es, así como el teléfono 920 357 313, para coordinar esta iniciativa. De este modo, todas las personas que, o bien necesiten ayuda o bien quieran realizar una donación, puede ponerse en contacto con la DIPUTACIÓN DE ÁVILA, quien, a través de esos medios, coordinará las acciones necesarias para recibir y hacer entrega de las ayudas.

En este sentido, el diputado responsable del Área de Desarrollo Rural, Jesús Martín, ha explicado que «se trata de la primera acción extraordinaria en esta materia que se establece por parte de la Diputación, escuchando las necesidades de las Organizaciones Profesionales Agrarias de la provincia, y atendiendo su preocupación, que se llevará cabo en coordinación con los ayuntamientos de los municipios afectados».

«Con ella», ha indicado Martín, «estamos tratando de canalizar una ola de solidaridad que está viéndose en la provincia, y que no solo llega de otros ganaderos abulenses, sino de ganaderos del resto de Castilla y León y del resto de España, ofreciendo forraje, paja o pienso para el ganado».

A esta medida se une también la habilitación de una partida para facilitar el transporte de estas donaciones a las explotaciones afectadas, en el caso de que sea necesario.

El diputado provincial ha señalado que «no será la única iniciativa que tome la Institución. Esta es una actuación rápida, ante la extraordinaria situación que se está viviendo, pero detrás de ella vendrán otras para poder paliar, en la medida de lo posible, los terribles daños que vamos a sufrir tras este incendio».

Los animalistas ya piden dinero y donaciones para «salvar» animales

El incendio de Ávila ha dado lugar a iniciativas provenientes del mundo del animalismo que no han tardado en pedir ayuda económica o material para atender a los animales de los incendios. Esto recuerda a lo sucedido hace dos años en el incendio de Cadalso de los Vidrios para robar animales, tal y como denunciaron las víctimas de aquellos saqueos.

El caso fue tan grave que La Guardia Civil tuvo que investigar a varios animalistas por el posible robo de perros en los incendios ocurridos en julio de 2019 en la Comunidad de Madrid. Muchos vecinos de los pueblos afectados por los incendios estallaron contra ellos a través de las redes sociales, acusándolos de entrar en domicilios particulares que ni siquiera habían sido afectados por las llamas.

Además, al igual que entonces, por las redes sociales se pueden ver hoy numerosas iniciativas de recaudación de fondos económicos cuyo destino no se conoce y que podrían acabar en el bolsillo de desaprensivos que utilicen el drama de los incendios para lucrarse.

El angustioso momento en el que varios bomberos son cercados por el incendio de Ávila: «¡Estamos rodeados!»

Imágenes del vídeo de los bomberos rodeados por el fuego. © YouTube

Los incendios que están asolando las cercanías de los municipios abulenses de Navalacruz y Cepeda de la Mora están dejando estampas realmente dramáticas. Los bomberos están efectuando una lucha sin cuartel contra el fuego, que ha calcinado ya más de 120 kilómetros cuadrados. La inquietud asola toda la provincia ante la impotencia puesto que el desastre es absoluto, y mucho más cuando salen a la luz imágenes como las siguientes. En ellas, unos bomberos abandonan una zona totalmente calcinada y las llamas hacen peligrar su vehículo y sus vidas. Estas son.