fbpx

Frank Cuesta estalla contra la prohibición de la caza del lobo y los ecologistas «subvencionados»

Frank Cuesta publica un demoledor vídeo titulado 'Malos tiempos para los lobos' en el que critica duramente la medida adoptada por el Gobierno, a los grupos ecologistas y defiende al mundo rural.

El conocido activista por los animales y presentador televisivo Frank Cuesta ha vuelto a protagonizar un vídeo que ha publicado en su canal de YouTube en el que, en este caso, denuncia la prohibición de la caza del lobo en España perpetrada el pasado martes en el BOE.

Hace unos días, Cuesta comentaba la prohibición de esta caza en su canal de Twich y fue criticado, por lo que ha querido exponer su punto de vista integral sobre este asunto: «Yo dije que eso no era una medida ecológica, sino antiecológica y antinatural en 2021”. «Hay que proteger el lobo igual que hay que otras especies, pero cuando se toman decisiones por quedar bien, los resultados suelen ser desastrosos», explica Frank.

«En este caso, el que haya tomado la decisión, se habrá escudado en las asociaciones animalistas, que están bien subvencionadas por lobbies y de los gobiernos que ha habido y que hay en España, pero no se apoyan en la gente que vive con los lobos y que comparte territorio con los lobos, al igual que en las leyes de la naturaleza. Y hoy en día, muchos estudiosos no se quieren dar cuenta que estamos en 2021 y que si quieren salvar la naturaleza se tienen que salvara este año», denuncia Cuesta.

Volverán los lazos y las muertes escondidas

Cuando estos colectivos dicen que «los cazadores son asesinos y se lo pasan pipa viendo sangre», lo dicen porque son gente «que vive en ciudades, que nunca ha pisado una mierda de vaca, que nunca ha pisado el campo. Y todo esto viene desde las oficinas desde las que pueden contarte cuentos de asociaciones que viven de subvenciones. Les dan la pasta para ir a una manifestación», denuncia Cuesta.

Por eso, adelanta: «Al lobo se le va a envenenar, volverán los lazos y las muertes escondidas, porque los lobos son como los perros: hoy hay 2.000 y dentro de cinco años tienes 10.000 y el problema es que no hay espacio para esos animales. Y a mí me gustaría que los lobos estuviesen en más sitios de España, pero los lobos no tienen espacios porque hay carreteras, supermercados, internet, electricidad… y cada vez que tú te metes en una carretera, cinco kilómetros a la redonda ya no son parajes naturales, porque hay una contaminación de luz o de sonido de la que los animales huyen. Y sí, en España hay muchísimo espacio abierto, pero no le vale a los animales», describe el activista.

«¿Qué ocurre? Los científicos, los viejunos de toda la vida que controlan y tienen el poder, no se dan cuenta que en 2021 la naturaleza no será jamás como fue. Nunca. Porque tenemos autopistas, aviones, barcos, piraguas… un montón de cosas que la alteran», expone Cuesta.

El futuro, según Cuesta: tres grandes reservas en España

«Imaginaos los ganaderos, que están trabajando todo el día en unas condiciones infernales, y de repente en una noche les hacen polvo todo lo que han estado trabajando todo el año», expone Cuesta.  «Que no me venga el típico vegatalibán y diga que no se coma carne. Aquí estamos hablando del derecho de las personas a comer lo que en el supermercado quieras coger. Pero es que en el tema del lobo no hay ni espacio ni suficiente comida para los lobos. Porque un lobo no va y mata cuarenta ovejas porque sí, sino porque cuando ve movimiento y sonido, su instinto hace que siga matando. El lobo no mata por placer, el lobo no es malo», añade Cuesta.

El futuro, según Frank, son «tres grandes reservas en todo el país: centro, norte y sur, donde se cierra todo, y dejas que los animales vivan ahí, que se coman o maten entre ellos. Ese es el futuro de la naturaleza. Porque ya no existe la naturaleza salvaje».

«La solución no es prohibir la caza del lobo, sino controlar las manadas»

«La gente que dice que el cazador es malo es una inculta que nunca ha pisado el monte. Y los garrulos de los pueblos son los jardineros de la naturaleza, y si no hubiese ganado habría muchísimos más incendios. Y todo esto que digo se puede rebatir y puede haber más soluciones, pero ésta no es prohibir la caza del lobo, sino controlar las manadas», denuncia, antes de adelantar que «dentro de muy poco vais a empezar a escuchar noticias muy tristes sobre el lobo».