fbpx

La FAC fija como objetivo prioritario para 2020/24 mejorar la situación de la caza menor en Andalucía

La nueva Junta Directiva apuesta por reforzar la estructura interna de la Federación para mejorar el servicio a federados y acometer los grandes retos de la caza en un momento especialmente delicado.

Por FAC

La nueva Junta Directiva de la Federación Andaluza de Caza se constituyó oficialmente este sábado fijando como uno de sus objetivos prioritarios para la legislatura 2020/24 mejorar la situación de la caza menor en Andalucía consiguiendo los desarrollos normativos pendientes, a la vez que se trabaja para la recuperación de especies como la perdiz, el conejo o la liebre, entre otras, que son clave para la conservación del patrimonio natural andaluz.

Para alcanzar este objetivo, la Federación Andaluza de Caza presentará en las próximas semanas un Plan Andaluz de Recuperación de la Caza Menor que trabajará a dos niveles: por un lado, exigiendo la actualización de la normativa legal para alcanzar algunos objetivos pendientes (control de predadores, plan de gestión del meloncillo, Orden de Cetrería y órdenes de Acuáticas y escenarios de caza, así como desarrollo legal del nuevo ROC de 2017) y, por otro lado, apostando a nivel técnico y científico por planes de recuperación y gestión de especies de caza menor en colaboración con entidades científicas como la Fundación Artemisan, la Facultad de Veterinaria de Córdoba ó la Unidad de Investigación en Recursos Cinegéticos y Piscícolas de la Universidad de Córdoba.

La FAC ya está elaborando este plan como un documento integral de trabajo que requerirá la implicación, además del sector cinegético, de la comunidad científica, la administración andaluza y también de la clase política. Esta nueva línea de trabajo supondrá, según se acordó en la Junta Directiva del pasado sábado, que la Federación refuerce su estructura interna con la incorporación de nuevos directivos que se encargarán de mejorar la coordinación del Servicio Técnico FAC y de trabajar en las mejoras legales y normativas pendientes.

A su vez, estas incorporaciones a la Junta Directiva permitirán a la Presidencia, Vicepresidencia y a los Delegados Provinciales de la FAC amplificar la presencia institucional de la Federación Andaluza de Caza tanto en la agenda política, vital para conseguir mejoras para la caza en un momento clave para su futuro y para el desarrollo y puesta en marcha de este plan, como en las relaciones con entidades del sector cinegético (RFEC, FACE…) y del mundo rural, que también deberán realizar sus aportaciones.

El reforzamiento de la estructura interna permitirá, además, alcanzar otro de los objetivos fijados por la Junta Directiva de la FAC para el período 2020/24: mejorar el servicio a las sociedades y cazadores federados. Para ello, la Federación Andaluza de Caza está ultimando un nuevo organigrama a través del que se fomentará un modelo de Federación cercana al federado, eficiente y eficaz en la resolución de gestiones y problemas.

La primera Junta Directiva de la Federación sirvió además para presentar la nueva Escuela de Caza, que estará dirigida desde la Vicepresidencia de la FAC, y que apostará por un modelo de formación mucho más actual y dinámica, así como para anunciar la reactivación de las competiciones oficiales de caza en 2021 con importantes novedades, entre las que destacan la incorporación de nuevas tecnologías, la mayor y mejor formación de jueces y la reestructuración del calendario, pruebas y sistemas de competiciones para modernizarlos.

«A partir de este año afrontamos un reto sin precedentes: a la situación compleja y delicada que ya vivía la caza, se une la situación generada por la Covid-19. Ante esta coyuntura, la Federación Andaluza de Caza debe trabajar sin descanso para conseguir avances que asienten el presente y sobre todo el futuro de la caza en Andalucía», explicó José María Mancheño, presidente de la FAC, en el transcurso de una Junta Directiva que sirvió para presentar oficialmente a los nuevos directivos y en la que destacó la necesidad de consolidar una Federación fuerte y unida que lidere, como hasta ahora, el trabajo de defensa de la actividad cinegética andaluza.