fbpx

Esta es la tradición de caza que la UNESCO acaba de declarar Patrimonio Cultural Inmaterial

El tradicional toque de trompas que se realiza en numerosas batidas en países como Bélgica, Luxemburgo, Italia o Francia, ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial.

Javier Fernandez-Caballero

El pasado jueves, 17 de diciembre, el Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural, celebrada en París en la sede de la UNESCO, inscribió «el arte musical de las trompas» en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de Humanidad.

En este reconocimiento, propuesto por la Federación Internacional de Trompas Francesas (FITF) en el año 2013, se incluye el célebre toque de trompas que se toca durante las batidas en gran parte de Europa.

Tras la petición en 2013, la labor de la FITF por conseguir declarar cultura el toque de trompas continuó en 2016 con la constitución de un expediente de solicitud multinacional que asociaba a Bélgica, el Gran Ducado de Luxemburgo, Italia y Francia.

Tras la inscripción, el 24 de abril de 2015, del arte de tocar trompas en el Inventario Nacional del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de Francia, se consideró de inmediato solicitar su inclusión en la lista UNESCO de PCI de la humanidad. Para ello se creó un comité de dirección (COPIL), que asociaba a Bélgica, Luxemburgo, Italia y Francia, bajo la dirección de Isabelle Chave, del Ministerio de Cultura galo.

En consecuencia, el futuro del caso estuvo sujeto a examen por parte del Órgano de Evaluación interno de la UNESCO, cuya decisión estaba programada para noviembre de 2020, siendo finalmente positiva.

Este niño de 20 meses que toca la caracola para llamar a sus perros de caza arrasa en las redes

Este niño de 20 meses que toca la caracola para llamar a sus perros de caza arrasa en las redes
El niño rehalero, tocando la caracola para llamar a sus perros de caza. © A.R.

El siguiente vídeo emocionaba a miles de cazadores a finales de noviembre. Ocurrió durante una montería en abierto de jabalí y ciervo celebrada en las cercanías de la localidad de Jaraicejo, en la provincia de Cáceres. Lo protagoniza el pequeño Manuel, un niño de 20 meses de edad que maneja con una impactante facilidad la caracola, el instrumento que se usa para anunciar el final de una montería por parte del rehalero. Este es.