fbpx

Fabrica una horquilla de apoyo ¡reciclando un taco de billar!

Jara y Sedal

Para conseguir la máxima precisión en tus disparos necesitarás un trípode, un bípode, una vara… Ah, ¿que no tienes uno pero eres un fanático de Bricomanía? Estás de suerte: a continuación te contamos cómo fabricarte tu propio apoyo.
4/5/2018 | Texto y fotos: Edu Pompa

¿Qué necesitas?

● Un taco de billar.
● Cuerna de ciervo.
● Lija de grano nº 80.
● Arco de sierra.
● Un tubo de metal del mismo diámetro que el extremo más grueso del taco.
● Martillo, taladro, broca y tornillo.
del mismo diámetro.
● Cola de carpintero.

Elimina los restos de pintura o barniz


Hazlo con ayuda de una lija de grano del número 80. Si el taco de billar contara con varias capas utiliza gel decapante para maderas, te facilitará el trabajo: aplica una capa generosa, espera media hora y retíralo con una espátula. Cuando no queden restos podrás pasar al siguiente paso.

Corta el taco de billar a la altura ideal


Para saber cuál te conviene prueba a encarar tu rifle apoyándolo sobre el extremo más grueso. Si es demasiado alto ve bajando mientras sujetas la parte delantera del rifle con tu mano izquierda. Cuando te encuentres en una posición cómoda marca el punto y corta el taco con un arco de sierra.

Corta el casquillo 


Su función es mejorar el acabado y reforzar la unión entre el taco y la horquilla. Necesitarás un tubo de metal cuyo diámetro coincida con el del extremo más grueso del taco. Córtalo, líjalo y colócalo realizando previamente un pequeño rebaje con la lija. Ayúdate de un martillo para que quede bien ajustado.

Realiza un taladro en el extremo más grueso del taco


El diámetro no es demasiado importante, pero sí debe coincidir con el del tornillo que colocaremos en la horquilla para unir ambas partes. Nosotros hemos utilizado uno de 0,75 centímetros de grosor, estable y robusto.

Extrae la horquilla de una cuerna de venado


A continuación, y en su base, realiza un taladro idéntico al del paso anterior donde colocaremos el tornillo fijándolo con cola de carpintero. Puedes cortar la cabeza con ayuda del arco de sierra, ya que lo único que nos interesa es el vástago con rosca.

Restaura su color


Después de unir la horquilla de cuerna de ciervo con el taco –sólo tendrás que enroscar el tornillo del paso anterior– tan sólo resta darle unos brochazos para restaurar el color y conseguir un acabado rústico. Nosotros hemos aplicado una capa de cera especial para muebles pero puedes utilizar barnices, aceite de linaza o de teca o cualquier otro producto que le aporte tu toque final.
¡Hemos acabado!