fbpx

Europa aprueba una Ley de Restauración de la Naturaleza que podría ayudar a recuperar la caza menor

La Comisión Europea acaba de publicar hoy el borrador de una nueva Ley de Restauración de la Naturaleza que obligará a tomar medidas para ayudar, entre otras, a las aves que habitan en terrenos agrícolas. Se abre una esperanza para la codorniz.

Una perdiz con sus perdigones.
Una perdiz con sus perdigones. © María Beltrán de Heredia

La Comisión Europea acaba de publicar hoy el borrador de una nueva Ley de Restauración de la Naturaleza que será un paso clave para recuperar la naturaleza en todos los países miembros. Es importante destacar que esta es la primera pieza normativa que se enfoca explícitamente en la restauración de la naturaleza de Europa y su objetivo es reparar el 80% de los hábitats que se encuentran en malas condiciones para devolver la naturaleza a todos los ecosistemas, incluidos los bosques, las tierras agrícolas y el agua dulce.

La propuesta, que adopta la forma de un borrador de reglamento, define una serie de conceptos clave y establece objetivos jurídicamente vinculante para la restauración de la naturaleza. Esto significa que los Estados miembros tendrán que construir sus propios planes nacionales de restauración y llevar a cabo el trabajo necesario para identificar las medidas de restauración necesarias para cumplir con los objetivos y obligaciones. La ley ampliará las experiencias existentes de medidas de restauración de la naturaleza, por lo que según la Federación de Asociaciones de Caza y Conservación de la UE (FACE «debería basarse en el buen trabajo realizado por los cazadores de Europa, tal como se describe en el Manifiesto de Biodiversidad de FACE». Es importante destacar que los Estados miembros deben involucrar activamente a las partes interesadas al redactar planes de restauración para garantizar que los planes se adapten adecuadamente a las circunstancias nacionales.

Agricultura beneficiosa para la caza menor

Desde la percepción de FACE, la ley debería traer importantes beneficios para la caza menor en los ecosistemas agrícolas. Por ejemplo, se establecen objetivos para un aumento general de la biodiversidad y una tendencia positiva para las mariposas de los pastizales, que son un extraordinario indicador del nivel de calidad de los ecosistemas. También hay objetivos para ayudar a las aves que habitan en las tierras de cultivo (como nuestra perdiz roja o codorniz) y fija las características que debe tener el paisaje de alta diversidad en las tierras agrícolas. En cuanto a las aves acuáticas, se espera que la restauración de humedales también traiga resultados importantes.

Igualmente dignas de mención para las especies cazables y no cazables son las medidas de restauración que deben implementarse para los hábitats enumerados de especies terrestres, costeras y de agua dulce que son necesarias para mejorar su calidad y cantidad, incluso restableciéndolos, y para mejorar la conectividad hasta que se logre la suficiente calidad y cantidad de esos hábitats.

Un agricultor y un cazador charlas junto al tractor.
Un agricultor y un cazador charlas junto al tractor. ©JDG

El objetivo: llegar a 2050 con los hábitats restaurados

Los planes nacionales de restauración deben cubrir el período hasta 2050 y deben revisarse al menos cada 10 años. La Comisión Europea evaluará los proyectos de planes nacionales de restauración en el plazo de seis meses desde la fecha de recepción. En la propuesta también se establecen las obligaciones de seguimiento y notificación de los Estados miembros.

En cuanto a los objetivos, la propuesta enumera una meta general vinculante con medidas vinculantes específicas del ecosistema. El primero implica que, para 2030, las medidas de restauración cubrirán al menos el 20 % de las zonas terrestres y marinas de la UE y, para 2050, todos los ecosistemas que necesiten restauración.

Tras conocerse la noticia, Torbjörn Larsson, presidente de FACE, ha declarado: «Actualmente estamos evaluando el borrador en detalle, pero ya podemos ver que traerá importantes beneficios para la naturaleza de Europa, que es una solicitud central en nuestra Campaña de Cazadores Europeos. No se puede subestimar el papel de las partes interesadas rurales, incluidos los cazadores, en la traducción de la ley en iniciativas exitosas sobre el terreno. Es fundamental proporcionar los incentivos adecuados para garantizar que los proyectos de conservación comunitarios en los que participen cazadores y otras partes interesadas sigan evolucionando en Europa».