fbpx

El estudio de Affinity de 2020 también desmonta la mentira sobre el abandono de perros de caza

Febrero, cuando finaliza la actividad cinegética, sigue siendo uno de los meses donde menos abandonos se producen. El informe señala, además, una reducción significativa de abandonos por el fin de la temporada de caza.

Por RFEC

Tras la presentación del estudio ‘Él nunca lo haría 2020’, de la Fundación Affinity, la Real Federación Española de Caza (RFEC) señala que, una vez más, los datos publicados desenmascaran los intentos de manipulación de animalistas y ecologistas radicales sobre las cifras de abandono de los perros de caza y, en concreto, de ciertas razas.

Con datos recopilados durante el año 2019, facilitados por una muestra del 27 % del total de centros de acogida existentes en España (en concreto, han participado 387 protectoras entre los 1.544 centros -protectoras y centros municipales-) y tras el cambio de metodología en la estimación de resultados, el informe de Affinity vuelve a señalar que los perros del entorno urbano suponen el 88,4 % de los abandonos.

Esto implica que los perros del ámbito rural, entre los que se incluyen los perros de caza, son, de nuevo, los menos abandonados, con un 11,6 %Una cifra que, además, se reduce respecto al anterior informe (12,6 % en 2019), evidenciando la falsedad de los números pregonados por grupos animalistas con el propósito de criminalizar a los cazadores.

Las camadas no deseadas, el principal motivo de abandono

El estudio también vuelve a reflejar que las camadas no deseadas son el principal motivo de abandono, con un aumento de las cifras a un 21 % (15,3 % en 2019) y desmonta, otra vez, el engaño animalista sobre el abandono y maltrato de «los perros de caza que no sirven» en febrero, época de la finalización de la temporada cinegética, al presentar este mes uno de los menores porcentajes anuales (8,0 %).

Desde la RFEC se insiste en la importancia de la tenencia responsable de los perros de caza, y su presidente, Ignacio Valle, ha vuelto a recordar que el sector cinegético «es el primero en denunciar y condenar el abandono y maltrato de cualquier tipo de perros», al tiempo que ha denunciado «las falsas cifras que las organizaciones animalistas, año tras año, sin ningún dato oficial que las respalde, en su intento de alimentar su discurso de odio contra los cazadores».