fbpx

La DGDA incluye la ley de protección de datos en el formulario de perros de caza abandonados tras la denuncia de Jara y Sedal

El formulario lanzado por la Direccion General de Derechos de los Animales para contar los perros de caza abandonados no cumplía con la LOPD.

Javier Fernandez-Caballero

La Dirección General de los Derechos de los Animales ha incluido en las últimas horas la ley de protección de datos en el formulario de perros de caza abandonados que lanzó el pasado viernes. Hasta este momento, a pesar de llevar el sello de la Dirección General de los Derechos de los Animales y de ser promocionada como propia por su director, el formulario no incluía ninguno de los requerimientos que exige la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

La DGDA, dirigida por Sergio García Torres, pretende demostrar que en febrero se abandonan miles de perros de caza como consecuencia del fin de la temporada cinegética. Esta mentira, repetida durante la última década por los animalistas para criminalizar a los cazadores frente al resto de la sociedad, ya ha sido desmontada en reiteradas ocasiones por la Guardia Civil.

Un formulario fácilmente manipulable

La asociaciones animalistas repiten cada año que en febrero se abandonan 50.000 galgos, algo que nunca han podido demostrar. Con este formulario, que carece de cualquier tipo de rigor o control de los datos y es fácilmente manipulable –como demostró Jara y Sedal–, la Dirección General de los Derechos de los Animales que dirige el anticaza Sergio García Torres pretende demostrar que son ciertas las afirmaciones sobre el abandono de perros por parte de los cazadores.

Tras hacerse pública la noticia, el despacho Jaime Valladolid Abogados ha instado a esta Dirección General a que rectifique de inmediato y exige que se publique el convenio suscrito para la elaboración del formulario sobre abandono de perros de caza, el cual ha corrido a cargo de una entidad protectora particular. Concretamente, este formulario ha sido creado con una aplicación de Google por la asociación animalista APA MAS VIDA, según puede leerse en el documento.