fbpx

Cuatro calibres desconocidos pero muy eficaces para cazar jabalíes en montería

Cuando un jabalí entra en un puesto tienes que cerrar el lance con el calibre adecuado. Te ofrecemos cuatro opciones efectivas pero poco habituales.

jabalí

Cada cazador, cuando llega el momento de la verdad y el jabalí (Sus Scrofa) es el objetivo, tiene el suyo, el de confianza, con el que se encuentra cómodo… pero si tienes ganas de probar nuevas sensaciones te traemos otros cartuchos menos populares que, seguro, darán los resultados que andas buscando. Si vas a cambiar de rifle, quizá te interese. 

7 mm. WSM

Un corto muy robusto

Se suma a la moda de los calibres cortos, como ya hicieron en su momento otros como el .270 WSM y el .300 WSM. Por su estructura no está diseñado para ser disparado con proyectiles muy pesados, siendo los de 150 grains los que ofrecen el mejor rendimiento. Es un cartucho perfecto para cazar en rececho que también ofrece muy buenos resultados en un puesto montero.

jabalí

10,3×68 Magnum

El poder de la bestia contra el jabalí

Es el último as que se ha sacado de la manga RWS. La casa germana ha sabido adaptar sus famosas vainas de 68 milímetros hasta el diámetro de 10,3, descubriendo así un calibre moderno, poderoso y capaz de todo conjugando en un solo cartucho un poder de parada único con un retoceso cómodo y llevadero. Seguro que en poco tiempo será un must entre los monteros de nuestras sierras.

jabalí

.30 R Blaser

El sello europeo

Fue desarrollado para la caza en el año 1991 por Gerhard Blenk, propietario de Dynamit Nobel, con la intención de competir de tú a tú con el popular .30-06 Springfield. Cargado con la punta adecuada ofrece unos resultados excelentes cuando nuestros objetivos son animales del porte de un jabalí o un venado, y con los proyectiles más livianos podrás cazar otros como corzos y zorros.

.35 Whelen

El montero para jabalí made in USA

Presentado en el año 1922 por Remington, fue desarrollado a partir del popular .30-06 Springfield, que se modificó para aceptar un diámetro de bala de 9,1 milímetros. De esta manera se creó un proyectil mucho más poderoso, idóneo para la caza de animales de gran tamaño por su espectacular poder de parada –y además en tiraderos de corta distancia– y muy adecuado para rifles semiautomáticos.