fbpx

Pillan a un furtivo abatiendo corzos con arco en Huesca

Los hechos han ocurrido en el Somontano de Barbastro, en la provincia de Huesca. Tras una larga investigación, los agentes han podido identificar y denunciar al presunto autor.

furtivo
Un agente denuncia al presunto furtivo. © DGA

Los Agentes de Protección de la Naturaleza (APN) del Gobierno de Aragón han denunciado en las últimas semanas dos actuaciones de furtivismo en el Somontano de Barbastro, en la provincia de Huesca. Los controles realizados han permitido identificar estas actuaciones ilegales realizadas tanto de día como durante la noche, en las que fueron abatidos varios corzos con arco en un coto no autorizado. Tras una larga investigación, los agentes han podido identificar y denunciar al presunto autor. Las diligencias realizadas han sido elevadas a los servicios jurídicos del Gobierno de Aragón para su puesta a disposición judicial.

Hechos similares ya fueron puestos a disposición judicial en 2019, cuando los Agentes de Protección de la Naturaleza identificaron y denunciaron a un furtivo usando las mismas técnicas, tras colgar en redes sociales varias fotografías de sus actuaciones ilícitas.

Organizan una batida de jabalíes sin permiso

En otra intervención, los APN detectaron una batida de caza de jabalíes que se realizaba en campos agrícolas en los que se carecía de autorización. Tras paralizar la cacería, se identificó a los participantes en la misma, quienes han sido denunciados por cazar en un terreno cinegético no autorizado.

Estas actuaciones podrían tener la consideración de infracción grave contemplada en la Ley 1/2015, de 12 de marzo, de Caza de Aragón, con sanciones que podrían suponer una multa de 300 a 3.000 euros. En el caso de abatir determinadas especies careciendo de las autorizaciones y permisos preceptivos podría tener la consideración de infracción muy grave en la citada ley. Estas infracciones podrían suponer una multa de 3.000 a 60.000 euros. También el Código Penal contempla la caza en los artículos 334 a 336 con penas de prisión.

Estas sanciones podrían llevar aparejada además la inhabilitación para la caza. El furtivismo y las actuaciones ilegales suponen un grave perjuicio para la fauna y la conservación de determinadas especies, pero también para los cotos que tienen los derechos cinegéticos, e incluso para la seguridad de otros usuarios del medio natural.