fbpx

Abaten un corzo con un comportamiento inusual y una extraña malformación

En los últimos días se han difundido las imágenes de un corzo abatido en León que presentaba una extraña malformación en su cabeza. Jara y Sedal ha conseguido un vídeo de los momentos previos a su caza en el que se puede ver que, además, presentaba un extraño comportamiento.
6/4/2019 | Redacción JyS

El corzo presentaba un tumor en la parte derecha de su cabeza.

La pasada semana fue abatido en Susañe del Sil (León) un corzo que presentaba un extraño comportamiento: corría sin parar en círculos en el sentido opuesto a las agujas del reloj. Además, presentaba un enorme tumor en la parte derecha de su cabeza que, incluso, le había ocultado un ojo. Después de ser abatido, el cuerpo del corzo fue trasladado a un centro de recuperación de fauna de Valladolid, donde realizaron una necropsia.
Según los primeros análisis visuales, los expertos tampoco concluyeron cuál era el motivo del tumor y de su extraño comportamiento: no había gusanos (Cephenemyia stimulator) y el tumor no afectaba ni a los huesos ni a los músculos. Por este motivo han enviado unas muestras al Laboratorio Pecuario de León, en el marco del Programa Silvestre, para descartar enfermedades infecciosas.
Jara y Sedal ha tenido acceso al vídeo del ejemplar en los momentos previos a su abatimiento. Como se puede apreciar en las imágenes que a continuación compartimos, su comportamiento era inusual. A pesar de que en estos momentos se desconoce el motivo real de esta afección, las pruebas de laboratorio que se están realizando arrojarán luz a lo largo de los próximos días y, desde este medio, seguiremos informando sobre este extraño caso.

Otros corzos con bultos en la cabeza

No es el primer corzo que se caza con un bulto en la cabeza. El pasado mes de junio, Gonzalo Roca de Togores cazó otro extraño ejemplar en un coto soriano, tal y como relatamos en Jara y Sedal. En aquel caso la tumoración sí estaba llena de gusano y desprendía un olor nauseabundo. 

Corzo abatido el año pasado por Gonzalo Roca de Togores.

 
 

2 Comments

Deja una respuesta