fbpx

Caza en Soria un corzo con un trofeo de casi 1 kg de peso: «Buscábamos al padre y apareció el abuelo»

El orgánico toledano Santiago Lumbreras abatió, el pasado mes de abril junto a un cliente, un corzo con un gran trofeo que ha pesado 912 gramos en verde.

El corzo abatido. © S. L.
El corzo abatido. © S. L.

El orgánico Santiago Lumbreras, natural de Toledo, abatió a mediados del pasado mes de abril junto a un cliente un corzo con un imponente trofeo que podría sobrepasar los 200 puntos y que pesa -en verde- 932 gramos en un coto de la provincia de Soria. Ahora, Lumbreras ha relatado a la redacción de Jara y Sedal los detalles de un lance que ni su cliente ni él olvidarán jamás por la envergadura del trofeo del cérvido y porque, además, no iban tras sus pasos, sino tras los de otro ‘duende‘ también con destacables defensas pero no tan grandes como las del que finalmente abatieron.

«Teníamos un corzo visto, pero no era este», comienza relatando Lumbreras a este medio. «Lo divisamos a un kilómetro y medio aproximadamente. Era el primer corzo que estábamos buscando y decidimos hacer la entrada. Estuvimos unos cuarenta minutos, ya que tuvimos que dar la vuelta para que no nos cogiese el aire, hasta que nos pusimos a unos 180 metros aproximadamente», recuerda.

Un disparo a 90 metros

Trofeo del corzo. © S. L.

El corzo «empezó a mirar al monte… y de repente salió este animal», narra sobre cómo dio la cara el cérvido protagonista de esta historia. «Íbamos buscando uno bueno, y salió otro mejor. Decidimos evidentemente descartar la primera opción y nos fuimos a por este», sigue describiendo Lumbreras.  

Se acercaron a unos 100 metros, para dispararle finalmente a unos 90 en la zona del codillo: «El animal cayó al instante, no tuvimos ni siquiera que pistearle, porque si no tuviésemos que haber ido al monte, y sin perro hubiese sido complicado», narra sobre un lance que llevaron a cabo con su rifle Bergara B14 Sporter, munición RWS de 165 grains y visor Swarovski Z8.

«En verde, el trofeo pesa 912 gramos»

corzo
El orgánico, con el corzo. © S. L.

«En verde, el trofeo pesaba 912 gramos», señala el orgánico. «Me sorprendió mucho que tuviese una cuerna así, porque en esa zona no teníamos controlado nada similar. El cliente nos dijo que íbamos buscando al padre y apareció el abuelo», concluye entre risas sobre este viejo animal.

La mejor historia de corzos de esta temporada conseguirá un monocular térmico valorado en más de 2.000 euros

sorteo Burris H50 historia corzo

¿Has cazado ya algún corzo destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias a un nuevo concurso. Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico monocular térmico Burris H50.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza de corzos, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.