fbpx

Les dan un precinto y caza un "corzaco" con la cuerna en forma de corazón

Javier Fernandez-Caballero

Félix Sánchez Navarro ha narrado a Jara y Sedal cómo se desarrolló el rececho en una finca en la que en las últimas décadas no se ha cazado el corzo. El estreno fue con un extraordinario cérvido con su cuerna en forma de corazón. Nos lo cuenta.

8/8/2019 | Redacción JyS

Félix Sánchez Navarro, con el corzo. / F.S.N.

El cazador murciano Félix Sánchez Navarro, de 37 años de edad y que reside actualmente en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, se hizo el pasado 28 de julio en la zona del Maestrazgo turolense con un extraordinario ejemplar de corzo con la cuerna en forma de corazón que, además, da la casualidad que era el primero que se abatía en ese coto, que en las últimas décadas no ha estado abierto a la caza del duende.

El cazador relata que fue «una suerte inmensa» hacerse con este ejemplar. Todo comenzó cuando adquirió un precinto para rececho de corzo en la citada zona aragonesa, a la que partió por cuatro días para dar vía libre a su pasión cinegética. Los inconvenientes le hicieron que pasasen día tras día y no tuviese la suerte que él esperaba, haciéndose finalmente con el cérvido en la última de las jornadas en las que lo intentó.

«En ningún día pude ver nada más que un corzo macho que desapareció de inmediato ni siquiera dejándose valorar. Así transcurrieron viernes y sábado sin rastro de ellos», relata Félix Sánchez Navarro. «Sabíamos que en un barranquillo con una vaguada de suaves pendientes salía un macho receloso, y allí me apostaba al atardecer para ver si lo veía para por lo menos poder valorarlo», explica sobre la tarde del tercer día, en la que finalmente tampoco tuvo suerte.

La zona en la que se hizo con el corzo. / F.S.N.

Ya el domingo, 28 de julio, «bien temprano y casi sin luz», Félix y el guarda de la finca se asomaron y allí pudieron ver la silueta del animal. «Eran las 6:30 de la mañana, casi no se distinguía y sólo pude corroborar que se trataba de un macho que parecía bueno, pero sin saber más detalles del animal», relata el cazador. «Sin pensarlo mucho, a sabiendas de lo esquivos que estaban los animales en la zona, decidí apuntar y apretar el gatillo teniendo en cuenta que el guarda no lo había visto y que estaba pendiente de otro corzo que andaba por la zona», explica Félix.

Además, el grupo de hembras «parecía que estaban con los primeros síntomas del celo», por lo que se decidió finalmente el cazador. En un instante en el que las hembras echaron a correr, vio claro el momento de disparar al peculiar cérvido y acertó en la zona del codillo, cayendo éste inmediatamente. «La emoción nos inundó cuando nos acercamos a él. Era todo un espectáculo de animal. Un ‘monstruo’ que, sin duda, no olvidaré jamás», confiesa el murciano.

¿Tienes una historia que contarnos? ¡Cuéntanosla y podrás ganar munición gratis!

El perfil de Facebook de jaraysedal.es está a punto de alcanzar los 800.000 seguidores. Por ello, la revista de caza más leída de España, ha organizado un concurso para celebrarlo. 

Solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es contándonos tu mejor historia de caza mayor y adjuntar las fotos de ese día. No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos grandes, curiosos o extraños que les acompañe una buena historia. Si has cazado un animal inusual o el lance o la historia que lo rodea fue única, ¡cuéntanosla! Puede que ganes ¡más 100 euros en munición metálica para tu rifle!* Te contamos más detalles aquí.

Deja una respuesta