fbpx

Nueve conejos con pelaje muy extraño abatidos en el inicio de esta temporada de caza

Te mostramos algunas de las capturas más extrañas que han enviado los cazadores a la redacción de Jara y Sedal en el arranque de esta nueva temporada de caza.

Javier Fernandez-Caballero

Se cumplen casi dos meses de la apertura oficial de la temporada general de caza y son muchas las fotografías e historias de extrañas piezas que llegan hasta nuestra redacción. Aquí tienes algunas de los conejos con los pelajes más extraños cazados en territorio español a lo largo de las últimas semanas.

Un conejo con aspecto de liebre en Zamora

El cazador Javi de la Mata nos envía la fotografía de un conejo con aspecto de liebre, «algo rarísimo que mi abuelo nunca había visto en 50 años que lleva cazando», explica. Fue capturado en Pontejos del Vino, una localidad perteneciente al municipio de Morales del Vino, en la provincia de Zamora.

Un conejo rubio casi en su totalidad en Albacete

Juan Antonio nos hace llegar a través de Instagram la peculiar captura de un extraño conejo rubio casi en su totalidad capturado en la provincia de Albacete.

Otro conejo rubio en Segovia

Jesús Gómez ha enviado a la redacción de Jara y Sedal las imágenes de otra captura inusual: un conejo rubio que ha dejado sin palabras a los cazadores que lo han visto por el momento. «Lo cazamos el pasado domingo en un coto privado en la provincia de Segovia y nos sorprendió muchísimo, ya que nunca hemos visto conejo doméstico suelto por la zona», comenta Gómez sobre la inusual captura.

Dos conejos totalmente negros capturados en Huelva

La pasada semana, otro cazador logró capturar dos conejos totalmente negros en las cercanías de la localidad de Cartaya (Huelva), en concreto en el coto social del municipio. Tal y como ha señalado el presidente a Jara y Sedal, Fernando Villalobos, les sorprendió muchísimo el hallazgo de estos conejos negros ya que no tienen constancia de conejos domésticos por la zona en los últimos años.

Otro conejo negro en León

El cazador Alan López Rodríguez explica que en la provincia de León, donde tiene el coto, se han abatido varios conejos totalmente negros esta temporada y explica que la población de este tipo de ejemplares va a más.

Y también en Teruel: uno rubio y uno negro el mismo día

El cazador Javier Ramos Sanz explica que él también abatió un conejo negro en su coto en las cercanías de la localidad de Villafranca del Campo (Teruel) justo el mismo día que uno de sus primos abatía un ejemplar rubio.

Otro pelaje rubio de un conejo en Almería

El cazador Manuel R., natural de la comarca del Níjar, en la provincia de Almería, capturó hace unas semanas otro conejo con el pelaje rubio.

La variación del pelaje de los conejos, una característica digna de estudio

La mayoría estamos familiarizados con las diferencias de tamaño sur-norte, dado que generalmente una misma especie tiende a ser de mayor tamaño según se distribuye más al norte, un proceso que fue descrito por el científico alemán Carl Bergmann en 1847 y que recoge Ciencia y Caza en un interesante artículo en su web. Por ello ya no nos sorprende que los jabalíes y las perdices de Burgos sean más grandes que las de Cádiz.

Otro asunto relacionado es la variación de la coloración del pelaje y plumaje, que también pueden ser distintos en función del lugar en el que se encuentre la especie, si bien la explicación no es en este caso «sur o norte». Esta adaptación es conocida en el conejo de monte y seguramente a más de uno de venga a la cabeza aquel conejo más claro o más oscuro que abatió en tal sitio.

Un estudio de Stoner y colaboradores (2003), investigó esta adaptación en lagomorfos (conejos y liebres), utilizando datos de 146 investigaciones relacionadas anteriormente. Los autores asocian la variación de la coloración con el intento de camuflarse con el medio que lo rodea, de modo que en función de la vegetación predominante en la zona e incluso de la época del año esta tonalidad puede verse modificada en cierto grado. De esta manera conejos y liebres disminuyen las posibilidad de ser comidos.