fbpx

Un cazador muestra cómo hacer ingeniosos bebederos caseros para caza menor por cinco euros

bebederos caseros para perdices.

Si hay un elemento clave para los seres vivos, ese es el agua. Y es que la mayor parte de procesos biológicos requieren de H2O para llevarse a cabo: respirar, digerir los alimentos, moverse, reproducirse… Es por esto que su ausencia compromete la supervivencia de cualquier especie, incluido el ser humano. 

La utilización de bebederos, charcas y otros aportes artificiales de agua ha sido una constante en la moderna gestión de caza y otra fauna silvestre, especialmente en países que sufren períodos de sequía como sucede en España. Por ello, el ingenio de los cazadores llega a límites insospechados, como el que plantea este cazador almeriense a la redacción de Jara y Sedal.

El antes y el después de la colocación del bebedero. © J. L.

Miguel López Bonillo, que vive en Almería capital pero que tiene su coto de caza junto a unos amigos en un pueblo cercano, ha creado unos geniales bebederos para las perdices de su coto: «Basándome en los bebederos que venden, que valen unos cuarenta euros aproximadamente, compré la boya, el mecanismo para que entre el agua y lo monté de tal forma que cuando ésta alcanza un nivel no entre más líquido», comienza explicando a la redacción de Jara y Sedal.

Otra imagen del bebedero. © J. L.
¿Cómo hacer un bebedero casero para perdices, conejos y resto de fauna?

Con una garrafa de ocho litros cortada por la mitad, «le echas el fondo de cemento, lo mezclas, le pones un tubito y haces dos departamentos: uno que es donde va la boya y, el otro, el que utilizan los animales para beber. Solo hace falta echarle un poco de maña para que te salga bonito», señala López.
Para comunicar un compartimento con otro, el cazador pone un tubo debajo para que entre el agua de uno a otro y, en la parte de arriba de la garrafa, otro tubo al que se le echa silicona para que no tenga pérdidas ni goteos. La garrafa la consigue de las desechadas en un invernadero: «Las enjuago muy bien y, ya en el coto, las camuflo con piedra del terreno para que no se caliente demasiado en verano».

Otro ejemplo de cómo construir un bebedero para perdiz y conejo a prueba de jabalíes en seis pasos

jabalí

Les encanta meterse donde no les llaman, como en los puntos de agua que hemos preparado para mimar a nuestras especies de menor. Aprende cómo mantenerlos a salvo del alcance de estos intrusos en este enlace.