fbpx

Caza un espectacular ciervo tras dos durísimas jornadas de rececho en la Reserva Natural de Aller

Este cazador valenciano ha narrado a Jara y Sedal cómo se desarrollaron dos duras jornadas de rececho para abatir a un espectacular ciervo de 16 puntas y medalla de oro en la Reserva Natural de Aller, en Asturias.

Javier Fernandez-Caballero

El cazador valenciano J. R., cuyo nombre quiere que permanezca en el anonimato, abatió hace unos días un espectacular ciervo de 16 puntas y medalla de oro tras dos durísimas jornadas de rececho en la Reserva Natural de Aller, en Asturias. Fue un rececho que le tocó por sorteo a través del Principado y de la jornada el cazador destaca su dureza: «Las subidas eran tremendas, porque todo era muy vertical, llovía muchísimo y todo patinaba una barbaridad. Yo no estoy acostumbrado ni al clima tan bestia ni a un monte similar. Fue muy duro», relata a Jara y Sedal.

«Miguel, el guarda, desde el principio lo vio todo muy claro para ir a por este animal. Me dijo que intentaron darle caza el año pasado y no lo consiguieron, pero que ahora habría suerte», comienza relatando el cazador.

El primer día ya localizaron a este macho a lo lejos

Con esa premisa el cazador fue hacia Asturias: «Nos dirigimos a cazar el primer día por la mañana, con mucha niebla, lluvia y viento. Cuando se hizo de día, los animales dejaron de berrear y no hubo posibilidades de cazar ningún macho. Por la tarde, también hubo lluvia y mucho viento y, a última hora de la tarde, empezaron a berrear y lo conseguimos ver bastante lejos. Era el macho dominante viejo que estábamos buscando, pero decidimos dejarlo prudentemente para que no se nos hiciese de noche», señala el cazador.

Segundo día de rececho

Al día siguiente, «con una tremenda niebla», tampoco pudieron hacer nada por la mañana a pesar de escucharlos berrear. Sobre las 12:00 del mediodía se despejó y el guarda aconsejó volver a subir por si veían algo.

«Subimos, lo localizamos a un kilómetro y medio, vimos que las hembras estaban un poco más cerca e hicimos una entrada de dos horas por la zona trasera de la montaña en la que estaba él para no dar ningún tipo de posibilidad de que se diese cuenta», explica el cazador. «Nos asomamos a un collado en el que se veía bastante el animal: teníamos las hembras delante y, aunque no estaba, antes o después tendría que dar la cara porque las hembras eran las suyas», describe.

Un certero disparo en la zona del cuello

Más imágenes del rececho del ciervo. © J. R.

«Cuando estábamos tumbados esperando apareció el macho bastante lejos, subiéndose a un cerro a berrear y ahí fue donde me dio la oportunidad de disparar en la zona delantera, en el cuello, quedándose en el sitio el animal», explica el cazador sobre el momento culmen del lance, para el que utilizó un rifle Christensen de carbonoen calibre .270 Winchester Magnum, y balas Hornady de 130 grains.

Cazado un extraño ciervo de tres cuernas en el Parque Natural de Cazorla

Cazado un extraño ciervo de tres cuernas en el Parque Natural de Cazorla
El cazador, con el ciervo. @ J. A.

El cazador albaceteño Luis Manuel López Martí, natural de la localidad de Hellín, abatió el pasado lunes 28 de septiembre, en el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, un rarísimo venado con tres cuernas durante un rececho de ciervo selectivo que le tocó en un sorteo realizado por la Junta de Andalucía. López ha narrado a Jara y Sedal cómo se desarrolló un rececho que no olvidará jamás y que protagonizó junto a Álvaro, el guarda de la zona. Te lo ampliamos aquí.