Hay ciertas ocasiones en las que la convivencia entre el mundo natural y el mundo urbano no sale como a muchos nos gustaría. Así nos lo demuestra la escena que vamos a conocer a continuación, que nos va a hacer testigos del trágico momento que vivió un hombre tratando de evitar un accidente contra un ciervo.

Esta persona es natural del municipio de Vimianzo, perteneciente a la provincia de A Coruña, y es allí donde tuvo lugar este incidente en torno a las 16:00 horas de la tarde del pasado miércoles, 3 de julio.

El 112 dio el aviso de que un vehículo se había empotrado contra un árbol después de que su conductor, único ocupante del BMW, intentara esquivar a un ciervo que se había cruzado en la vía. En concreto, dicha calzada enlaza O Campo da Areosa y Carnés.

Sin embargo, esta escena no se quedó solo en un susto y en una simple colisión del vehículo contra dicho árbol, sino que las consecuencias de ese choque fueron todavía más allá.

El choque provocó un incendio

Fruto de la mala suerte, el coche empezó a arder a la altura del motor después de empotrarse contra el tronco y las llamas comenzaron a propagarse con gran rapidez al monte próximo. Esto, por lo tanto, obligó a activar un plan de extinción de incendios.


Esta es la carretera más peligrosa de Castilla y León: 456 accidentes con corzos y jabalíes solo en 2023


Hasta el lugar acudieron brigadistas del distrito quinto, agentes de la Policía Local de Vimianzo y personal del Grumir. A pesar de todo esto, un poco de buena fortuna permitió que el conductor resultara ileso.

Tal y como han asegurado desde la Consellería de Medio Rural, las llamas pudieron ser controladas al cabo de una hora y media desde que se activó la alerta. Sin embargo, el avance del fuego llegó a calcinar dos hectáreas de monte raso.